HISTORIA DE
KRONOS AUTOMATIC
Kronos nace en 1930. Su fundador, Don Carlos Vendrell, un inquieto comerciante Barcelonés, contaba con una larga tradición familiar en el mundo de la relojería iniciada a mediados del siglo XIX.

Sus profundos conocimientos técnicos y comerciales le ayudaron a emprender el importante reto de crear su propia marca de relojes y dotarla de una filosofía.

En sus inicios se dedicó a crear una colección de relojes de pared y antesala que se montaban artesanalmente en sus propios talleres gracias a los acuerdos comerciales que tenía con fabricantes suizos y alemanes que eran quiénes le proporcionaban la maquinaria.

La visión de futuro de Don Carlos Vendrell le llevó a desarrollar también numerosas colecciones de relojes mecánicos de bolsillo y pulsera, que por aquél entonces no tenían un uso muy corriente.
Con el tiempo, consiguió fortalecer la marca Kronos en el mercado gracias a importantes acuerdos con prestigiosas industrias suizas que eran las que fabricarían los relojes siguiendo las especificaciones marcadas por Don Carlos Vendrell.

Estos acuerdos dieron un gran impulso a Kronos, que supo aprovechar Luis Vendrell, hijo de Carlos. Gracias a sus conocimientos del mundo de la relojería pudo continuar con la proyección marcada por su padre.

Sus objetivos eran muy claros, Kronos sería siempre una marca con personalidad y carácter propios que se distinguiría por fabricar relojes muy especiales y reconocibles por su toque de exclusividad y originalidad, huyendo así de cualquier idea de masificación. Estos sencillos pero importantes principios siguen en vigor. Ellos han inspirado a las nuevas generaciones para seguir fabricando los relojes Kronos en pleno siglo XXI tal y como el fundador lo ideara en sus inicios.





HISTORIA DE
NUESTROS PRODUCTOS





LA EVOLUCIÓN DEL 539
CRONÓGRAFO KRONOS MODELO 539


Primera versión lanzada al mercado en los años cincuenta.
Su maquinaria de cuerda era la mítica Venus 175 con 17 rubíes y 18.000 alternancias/hora.
Su caja tenía 36,50mm de diámetro y era de latón cromado con fondo de acero.


La siguiente versión es de los años noventa. En esta ocasión, con maquinaria automática Dubois Depraz 2045, con 49 rubíes y 28.000 alternacias/hora. La caja tenía 38mm de diámetro y era de latón con chapado de oro blanco.


La última versión salió al mercado en el año 2005 y se fabricaron sólo 500 unidades. La maquinaria era la misma que en el modelo anterior, con ligeros retoques técnicos y acabados Côtes de Genève en la masa oscilante.
En esta ocasión, la caja era de acero inoxidable y de 42mm de diámetro.




LA EVOLUCIÓN DEL K200
Los relojes deportivos y los sumergibles en especial siempre han estado bien representados por Kronos, sin ninguna duda el modelo más emblemático es el K200 que ha ido evolucionando hasta el actual K300 con válvula de helio.

Vistos recientemente

Sin productos