KRONOS CON EL DEPORTE Y LA AVENTURA
A lo largo de los años Kronos ha buscado los canales más adecuados para darse a conocer entre el público en general y así construir una imagen de marca acorde con la calidad de sus relojes. De forma regular, Kronos está presente en televisión, radio, prensa y revistas especializadas, lo que permite consolidar su nombre entre el gran público y los profesionales del mundo de la relojería.

Pero además, Kronos es una marca lanzada a la aventura de patrocinar una élite de deportistas vinculados a diferentes especialidades deportivas de riesgo. Los relojes Kronos han acompañado en su periplo a pilotos de rallys a través de África, a regatistas que han surcado el Atlántico, a alpinistas que escalaron el Everest. Todos y cada uno de estos retos han puesto a prueba la fiabilidad de los relojes para demostrar su resistencia ante las situaciones más duras y extremas.

Esta constante vocación de realizar nuevos retos, ha servido para forjar una imagen de marca en actualidad permanente, formada por productos modernos y originales, con la finalidad de satisfacer las demandas del público actual.

LA MEDIDA DEL TIEMPO
Todos los relojes de pulsera, pared y torre sirven para medir el transcurso del tiempo. Marcan la sucesión de las horas. Es el milagro permanente de estos mecanismos que, con modestia y fidelidad, funcionan como verdaderos corazones metálicos. Para medir es indispensable disponer primero de una unidad de medida. Para las longitudes se emplea el metro, para las capacidades el litro, etc. Para el tiempo ha sido necesario adoptar un patrón. La alternancia del día y la noche nos lo ha proporcionado. La duración de la rotación, es decir, un día y una noche es una constante natural. Puede ser determinada por un astrónomo, observando cotidianamente el paso del sol o de otro astro fijo con un telescopio.

Pero el verdadero día solar, es decir, el espacio de tiempo que transcurre entre los pasos del sol por el meridiano del lugar, no tiene las misma duración según las estaciones del año. Los astrónomos han calculado su duración media para establecer el día solar medio que representa una constante absoluta (unidad de medida absoluta): el día de 24 horas o, más exactamente, de 86.400 segundos.

CÓMO MIDEN EL TIEMPO NUESTROS RELOJES
Ya los Antiguos reconocieron la necesidad de medir el transcurso del tiempo. El día era una unidad demasiado grande y lo subdividieron en periodos más cortos. Se basaron primero en el desplazamiento de la sombra debido al movimiento del sol y luego en las clepsidras, relojes de arena y de aceite. Pero fue necesario esperar al descubrimiento del péndulo para alcanzar cierta precisión. En nuestros relojes modernos, el péndulo ha sido sustituido por el volante.

Así pues, la historia de medir el tiempo se ha caracterizado por un afán de dividirlo en fracciones lo más pequeñas posibles para aproximarse al máximo a lo que sería la precisión perfecta. Los relojes de diapasón y después los de cuarzo lograban una mayor precisión que los relojes mecánicos tradicionales porque eran capaces de dividir el segundo en más partes.

Actualmente, los relojes atómicos, cuyo error es solamente de un segundo cada 30.000 años, son la referencia en cuanto a precisión. Lo último son unos estudios basados en las propiedades del hidrógeno que sería capaz de una precisión de un segundo cada tres millones de años.

RELOJES KRONOS AUTOMÁTICOS
Un reloj Kronos automático es sin duda una pieza especial que cuenta con la exclusividad que le proporciona su precisa maquinaria suiza. Es un valor sólido y duradero creado con esmero por artesanos experimentados que cuidan al máximo hasta el último detalle.

FUNCIONAMIENTO
Un reloj automático funciona aprovechando el movimiento de la persona que lo lleva. Este movimiento hace que el rotor que hay en la máquina gire cargando la cuerda del reloj. La actividad diaria normal de una persona es más que suficiente para que el reloj funcione aunque se quite por la noche.

Si el reloj se deja de usar sigue funcionando hasta aproximadamente 40 horas. Para reanudar la marcha es necesario darle un poco de cuerda por la corona y ponerlo en hora. En los relojes que van provistos de calendario hay que prestar mucha atención a no modificar la fecha cuando las agujas estén entre las 10h p.m. y las 3 a.m. ya que puede dañar el mecanismo de la fecha.

MANTENIMIENTO
Un reloj automático no requiere baterías ni circuitos eléctricos para su funcionamiento. Su energía es limpia y no produce elementos contaminantes. Un reloj mecánico es preciso, pero no tanto como uno de cuarzo. No está hecho para personas que controlan el tiempo segundo a segundo, pero sí para aquellas que disfrutan del tiempo y saben apreciar el mítico tic-tac de su mecánica.

Es recomendable revisar el reloj cada 3 ó 4 años para limpiar y lubrificar la máquina. Si el reloj es sumergible y se usa para este fin, es recomendable revisar la estanqueidad cada año.

RELOJES KRONOS CUARZO
Los relojes Kronos de cuarzo están fabricados con los mejores componentes de la industria relojera.

Están provistos de una pila cuya duración mínima es de un año. Cuando la pila se agota, debe sustituirse lo antes posible, para lo cual es recomendable que sea cambiada en un concesionario Kronos. Se debe procurar no someter el reloj a choques violentos, fuertes magnetismos, ni altas temperaturas, ya que podrían afectar al funcionamiento del mecanismo.

RESISTENCIA AL AGUA
Los relojes son resistentes al agua si en el fondo del reloj se menciona explícitamente esta característica. Los relojes water resistant y water resistant 3 ATM están preparados para soportar salpicaduras o lluvia pero no para sumergirlos en agua.

Sólo son sumergibles los relojes a partir de 5 ATM para natación y de 20 ATM para buceo. Si se utiliza el reloj en las condiciones anteriores, es aconsejable revisar su estanqueidad cada año. Antes del contacto con el agua, se debe comprobar que la corona está en posición (0) y si es de rosca que esté bien enroscada. No modificar nunca la posición de la corona cuando el reloj está húmedo. Es conveniente que después del contacto con el agua salada se enjuague con agua dulce para eliminar los restos de salitre.

Para limpiar los relojes sumergibles lo mejor es utilizar un cepillo fino, agua y jabón no abrasivo.

INSTRUCCIONES KRONOS K300 AUTOMÁTICO
Este reloj está concebido para inmersiones profundas de hasta 300 metros.

Dispone de válvula de escape para evacuar el gas helio acumulado en el interior de la caja. Las campanas herméticas en las que los submarinistas se introducen para descansar o iniciar el periodo de descompresión, presentan una atmósfera de oxígeno y helio a una presión superior a la atmosférica. Las moléculas de gas helio son tan pequeñas que son capaces de penetrar a través de la caja. Cuando se inicia la salida a la superficie, la válvula de escape elimina el helio acumulado por diferencia de presión e impide que el reloj estalle.

Como funciona la válvula de escape: La válvula de escape de helio está situada en la corona roscada situada a las 10 horas. En el uso normal del reloj y en inmersiones, la corona debe estar atornillada. Sólo debe desatornillarse en periodos de descompresión realizados en el interior de la campana. De esta forma, por diferencia de presión se elimina el helio acumulado. Una vez en el exterior, al alcanzar la presión atmosférica, la corona debe volverse a atornillar.


Vistos recientemente

Sin productos