Francesc Rovira Llor

Francesc
Rovira Llor

Francesc Rovira Llor buceando por la Costa Brava


Francesc Rovira Llor aprovechó sus días de vacaciones para bucear por la Costa Brava.

Viaje de buceo a Lanzarote


Viaje de buceo a Lanzarote con David Marquès, Josep Lluís Soria y Carlos Millán.

Galería

Francesc Rovira Llor con su KRONOS Bahía


Francesc Rovira en Cabo de Palos


Galería

 

Inmersión


Galería

Diving Surf


Galería

Consiste en tener tantas ganas de bucear que el sentido común te impide desistir…. Se trata de hacer una inmersión, y una vez asciendes a superficie, surfear la ola hasta la orilla

Mar Rojo


Galería

K300 Automático


Cuando Griselda Fornos me propuso exponer algunas de mis experiencias en el mundo submarino probando el reloj Kronos K300 automático en seguida asentí agradecido, y se lo trasladé a Carlos Milán, mi compañero de buceo, para, como mejor supiéramos, dedicar un par de inmersiones a realizar las fotografías. Vaya por delante nuestra absoluta osadía al aceptar el encargo, pues ni Carlos, ni yo, nos dedicamos a la fotografía submarina, la cual implica, además de los conocimientos técnicos generales, los propios del hábitat a fotografiar: escasez de luz, necesidad de flash, partículas y plancton en suspensión en el agua que pueden distorsionar la luz, a lo que hay que añadir que el fotógrafo se encuentra en una situación de flotabilidad, a merced de las mareas y las corrientes submarinas, intentando captar imágenes que rara vez se encuentra inmóviles y, menos aun posando para la cámara.

El cinco de abril de 2014, acudimos al puerto de Llafranc, para dirigirnos a los Cañones de Tamariu, formación rocosa en forma de tridente, repleta de gorgonias y corales, en la que es habitual encontrar meros salvajes, con suerte por la época del año (abril – mayo) algún pez luna, además de las especies habituales de sargos, sargo imperial, dentos y bancos de peces más pequeños, como bogas, sardinas, tres colas, castañuelas, etc. A unos 200 metros de distancia en dirección este, hay otra formación rocosa que conforma nuevos cañones, y al que generalmente accede menor número de buceadores.

Tras saltar al agua desde el barco constatamos que la visibilidad en el agua era con mucho la peor de este invierno en la Costa Brava (Ley de Murphy), hasta el punto de que extendiendo el brazo no nos era posible distinguir los dedos de la mano, para complicarlo aún más teníamos un poco de corriente marina dirección N-S.

Hallamos el agua muy sucia debido a las tormentas, los ríos arrastran el agua pluvial junto con fuertes sedimentos de tierra y barro, y la zona de Cañones de Tamariu, está expuesta a la desembocadura de varios riachuelos de la zona. Pese a las nefastas condiciones del agua podemos aprovechar dos o tres fotos, y pese a todo, podemos contemplar un mero bastante grande, así como varias escórporas de gran tamaño. Concluimos la inmersión a los 49 minutos, habiendo alcanzado una profundidad máxima de 37’6 metros, realizando una parada de descompresión de 9 minutos, con una botella adicional colgada lateralmente en nuestro arnés, de 11 litros de aluminio, con una mezcla Nitrox al 94% de oxígeno. La temperatura del agua, algo más alta de lo normal en esta época, es de 14ºC.

Al día siguiente, domingo 18/04/2014, sin hacernos muchas ilusiones, buscamos un punto de inmersión más alejado de la costa, más próximo al mar abierto, donde esperamos que las aguas estén un poco más limpias.

Nos dirigimos al Ullastre 3, montaña submarina que asciende desde los 53 metros de profundidad hasta los 7 metros bajo el agua. La montaña está completamente repleta de gorgonias multicolores, donde en estas épocas del año y hasta que las aguas empiecen a calentarse, es muy frecuente contemplar parejas de gallos de san pedro mimetizados con los colores de las gorgonias, hacia el Oeste a unos 50 metros de distancia, otra montaña submarina, más pequeña, también repleta de gorgonias, asciende desde los 41 metros hasta los 30 metros de profundidad, los buceadores locales, la denominan el Champiñón por su forma achatada y conal.

Hacia el Norte, en dirección ascendente y perdiendo profundidad, a unos 70 metros de distancia, tras recorrer varias rocas grandes repletas de gorgonias y multitud de bancos de peces que viven en la zona, encontramos el Ullastre 2, que desde los 30 metros de profundidad va emergiendo hasta unos 12 metros por debajo de la superficie del agua, este Ullastre acoge gran variedad de vida submarina, entre ambos Ullastres, se configura un hábitat submarino repleto de langostas, bogavantes, morenas, congrios, escórporas, pulpos, tres colas, castañuelas, atunes, sargos, dentos, barracudas, etc. Es uno de los puntos de buceo más bellos de la Costa Brava.

Tras saltar al agua Carlos y yo constatamos que la visibilidad es un ápice mejor que la de ayer, pero sigue estando muy sucia para obtener buenos resultados fotográficos para dos personas totalmente inexpertas en las lides de la fotografía. Al igual que en la anterior inmersión, llevamos una botella adicional como etapa para descompresión, de 11 litros de aluminio, conteniendo Nitrox enriquecido en un 94% de oxígeno, pues a mayor profundidad el agua está menos sucia. Descendemos hasta 42 metros, en una inmersión que limitamos en el tiempo, vistas las malas condiciones de visibilidad, la duración total de la inmersión, descompresión incluida es de 45 minutos.

 

 

 

 

La temperatura del agua en los Ullastres es idéntica a la de Cañones de Tamariu, 14º C, algo más de un grado por encima de las temperaturas ordinarias en esta época del año. Junto al Ullastre vemos una langosta de gran tamaño y al intentar poner bajo ésta el reloj, la misma escapa de su ubicación escalando a gran velocidad el Ullastre, marcha atrás. La foto sale muy borrosa y no es aprovechable.

Vista la experiencia y toda vez que no prevemos cambios significativos en la visibilidad del agua para el fin de semana próximo, asumiendo nuestra ineptitud para ganarnos el pan con la fotografía submarina, decidimos recurrir a la amistad de un buen amigo y gran profesional de la fotografía submarina, para que nos solvente la papeleta.

Carles Virgili Ribé <vid., foto superior>, compañero de profesión, en el año 2007 decide trasladarse a la provincia de Girona, para dedicarse de modo profesional a la fotografía y al vídeo, por tierra, mar y aire, como reza su más reciente obra fotográfica sobre la Costa Brava, séptimo libro de su autoría. Carles acumula un extenso y variado palmarés tanto de vídeo como de fotografía deportiva, necesitaría varios folios para exponer brevemente sus numerosos premios y distinciones, creo que basta con decir que ha sido campeón del mundo en ambas modalidades, habiendo obtenido decenas de premios y reconocimientos por sus trabajos de video y fotografía subacuáticos, tanto en España como en otros lugares del mundo.

Ha impartido cursos y conferencias, ha realizado exposiciones, y es sin duda un referente en el ámbito de la fotografía subacuática, como muestra, su obra la “La Biblia”, es el manual más vendido y completo, de los escritos sobre fotografía submarina en lengua española (http://www.risck.com).

De este modo, aprovechando la Semana Santa, el viernes 18 de abril de 2014, nos embarcamos en el puerto de Llafranc (Girona) de nuevo rumbo hacia el Ullastre 3 para hacer nuevas fotografías del reloj Kronos K 300 automático. El tiempo nos acompaña pues hace una mañana soleada, y la mar está plana. Una vez amarrados en la boya de los Ullastres, saltamos al agua que sigue a 14ºC, para descender por la cara N-E del Ullastre. La visibilidad apenas ha mejorado, por lo que descendemos a 42 metros de profundidad buscando mejores condiciones de visibilidad para realizar las fotografías. La correcta ubicación del reloj entre los fondos vegetales, de esponjas y demás requiere tomarse su tiempo, lo que alarga mucho el tiempo de inmersión a esta profundidad, advirtiéndonos el reloj de la necesidad de realizar varias paradas de descompresión: 1 minuto a 12 metros, 4 minutos a 6 metros, y otros 26 minutos a 5 metros, además de los 3 minutos a tres metros de seguridad, lo que alarga la inmersión a un total de 70 minutos.

Concluida la inmersión aguardamos con impaciencia las noticias de Carles Virgili sobre el resultado de la última sesión de fotografía del Kronos K300 automático. El resultado final, vistas las malas condiciones de visibilidad del agua, nos deja a Carlos y a mí, gratamente sorprendidos, y es que como en todo, la profesionalidad se nota, y si cabe se evidencia más en el mundo gráfico.

Fisiología del buceo – Breves nociones


El reloj Kronos K300 automático es un mecanismo artesano de precisión que permite la práctica de buceo, tanto deportivo como técnico, no sólo por su resistente configuración a las elevadas presiones que experimentará durante las inmersiones, sino también al cambio de gases utilizados por el buceador durante la inmersión, incorporando, a estos efectos, una válvula que le permite eliminar las moléculas de helio <mucho más pequeñas que las de Oxígeno y Nitrógeno>, que pueden introducirse en su mecanismo, mediante un sistema de apertura y cierre mediante rosca incorporado en su parte superior izquierda.

También en el ser humano, repercutirán los gases que respiramos, por la presión a que éstos se verán sometidos durante la inmersión. Así, el mero hecho de respirar comporta la introducción en nuestro organismo de los gases respirados a través del sistema respiratorio, y la correlativa saturación de los tejidos humanos irrigados al torrente sanguíneo, a través del sistema circulatorio. A su vez, con la posterior exhalación, procederemos a la paulatina eliminación o desaturación de dichos gases, que serán expulsados de nuevo al torrente sanguíneo, para pasar posteriormente a los pulmones, para ser repelidos al exterior mediante la expiración respiratoria.

Este mecanismo fisiológico obliga al buceador, a tener unos conocimientos específicos sobre la materia que adquirirá con la realización de cursos específicos, que abarcan desde las nociones más elementales para la práctica del buceo deportivo hasta el nivel más cualificado del buceo técnico o profesional.

La mera exposición de cuanto antecede, sin más abundamiento, podría parecer baladí, nada más alejado de la realidad, es vital la necesidad de contar con un instructor profesional con experiencia antes de realizar la práctica del buceo deportivo, y de modo más contundente, en el buceo con descompresión.
Nuestro sistema cardiovascular conjuntamente con el sistema respiratorio, aseguran la irrigación a todos nuestros tejidos de los alimentos y del oxígeno necesarios para la vida. Ambos sistemas interactúan conjuntamente.

El corazón humano está dividido en cuatro cavidades: dos superiores (Aurícula derecha e izquierda), y dos inferiores (ventrículo derecho e izquierdo). Cada ventrículo recibe sangre de la aurícula de su mismo lado y la impulsa a una arteria. El ventrículo izquierda conduce la sangre oxigenada proveniente de los pulmones y el derecho la sangre desoxigenada proveniente de los diversos tejidos una vez absorbido el O2, para su reenvío a los pulmones, donde será expulsado con la exhalación.

Con cada inspiración que hacemos, el oxígeno entra en los pulmones donde es captado por millones de alveolos mediante la respiración, para ser enviado al ventrículo izquierdo del corazón, donde oxigena la sangre, siendo enviado a través de la arteria aorta para ser transportado por el torrente sanguíneo a todos los tejidos corporales.

Una vez metabolizados los gases por los tejidos corporales son de nuevo expulsados por las distintas venas al torrente sanguíneo, es sangre desoxigenada, con altas concentraciones de anhídrido carbónico que son transportadas al ventrículo derecho del corazón para su posterior reenvío al pulmón, y de ahí su definitiva expulsión del organismo humano mediante la expiración en forma de dióxido de carbono (CO2). De este modo, con cada exhalación respiratoria el buzo va desaturando los gases que anidaban en sus tejidos.

De cuanto antecede, ambos sistemas, respiratorio y circulatorio, colman las necesidades vitales de oxigenación de los tejidos corporales, absorbiendo los gases inhalados, convirtiéndose en receptáculos o envases de dichos gases.

Lo que denominamos aire es en realidad un concentración de diversos gases, que inhalamos con cada respiración y que su vez, son objeto de absorción por nuestros tejidos corporales. La composición del aire es de un 78% por nitrógeno; un 20’9% de oxígeno, un 0’9% de argón, así como un 0’2% de otros gases, si bien a los efectos del buceo, y para simplificar, consideraremos que el aire está solamente compuesto por un 79% de nitrógeno y un 21% de oxígeno.

Los tejidos humanos albergarán los distintos gases inhalados con la respiración (nitrógeno y oxígeno), o ya metabolizados por los tejidos (anhídrido y dióxido de carbono).
Si la respiración se efectúa en la superficie de la tierra, esto es, a una atmósfera de presión, al ser éste el hábitat natural de nuestro organismo, los mismos son metabolizados de forma natural.

Dicho de otro modo, a una atmósfera de presión (1 ATA), esto es en la superficie terrestre, el nitrógeno que respiramos apenas actúa en el cuerpo humano, por lo que es considerado como un gas inerte.
Con la práctica del buceo, alteramos la presión a que se ven sometidos los gases inhalados, toda vez que a la presión atmosférica del aire que nos rodea en la superficie terrestre añadimos el volumen de agua a que descendemos, siendo además el agua más pesada que el aire. Esto implica que a mayor profundidad, mayor volumen de agua y, por ende, mayor presión atmosférica a la que estarán sometidos los gases que inhalamos con nuestra respiración, y por consiguiente, mayor saturación de nuestros tejidos corporales.

El agua es prácticamente incompresible, por lo que por cada diez metros de profundidad, la presión ejercida sobre los gases que contienen nuestros tejidos corporales se incrementará en una atmósfera (que denominaremos 1 ATA “una atmosfera de presión absoluta), así a 10 metros bajo el agua, la presión será el doble que en superficie (2 ATA), a 20 metros el tiple (3 ATA), a 30 metros el cuádruple (4 ATA), etc., por consiguiente, el volumen de gas contenido en el tejido humano, se incrementará respectivamente en el doble, el triple, el cuádruple, etc., lo que implica la necesidad de unos conocimientos suficientes sobre física en el buceo, que se adquieren con la realización de los diversos cursos “ad hoc”.

Lo anteriormente expuesto es consecuencia de la Ley de Boyle, la cual determina que el incremento de la presión atmosférica reducirá de forma inversamente proporcional el volumen que ocupa un gas en un recipiente (en el caso del buceador este recipiente serán sus tejidos corporales). Por consiguiente, a mayor presión mayor capacidad para sobresaturar el tejido.

A modo gráfico, si la capacidad de nuestros pulmones es de 6 litros de aire en la superficie terrestre (1 ATA), a diez metros bajo el agua (2 ATA), el gas estará comprimido a la mitad de su volumen, al doblarse la presión ejercida sobre el gas. El efecto es que en una inhalación completa en superficie inyectaremos un volumen total de 6 litros de aire a los pulmones, mientras que la misma inspiración a 10 metros de profundidad supondrá una inyección a los pulmones de 12 litros de aire, que ocuparán idéntico volumen que los 6 expirados en superficie al estar comprimidos por el doble de presión.
Correlativamente, la cantidad de nitrógeno y oxígeno que se inyectará a nuestro sistema circulatorio y desde éste a nuestros tejidos corporales, será el doble del que recibiría en superficie. En contra, la desaturación del gas en los tejidos corporales requerirá de un mayor tiempo, al estar la velocidad de los biorritmos del organismo concebidos para desaturar a 1 ATA.

Cuando ascendemos hacia superficie vamos reduciendo paulatinamente la presión atmosférica, por lo que los gases alojados en nuestros tejidos corporales se van expandiendo, siendo necesario mantener una velocidad de ascenso pausada que facilite el tiempo necesario a nuestro organismo para deshacerse de los niveles excesivos de sobresaturación del gas, sin riesgo para los tejidos corporales, de ahí, la conocida regla del buceo, de nunca ascender a mayor velocidad que las burbujas de aire expiradas por el buceador, así como la necesidad de observar una parada de seguridad de tres minutos, a realizar entre 6 y 3 metros de profundidad, para dar aún más tiempo a nuestro organismo, a que acabe de eliminar el exceso de nitrógeno alojado en los tejidos.
Para garantizar la seguridad del buceador, en el buceo deportivo se ha establecido la denominada “curva de seguridad”, que nos marca una profundidad y tiempo máximos, para evitar una saturación excesiva de los tejidos corporales. Exceder estos tiempos y fondos máximos requiere la realización de los cursos de buceo técnico, donde el buceador entrará en otra dinámica y utilizará un equipo especialmente configurado para ello.

El buceador deportivo debe mantenerse siempre buceando dentro de la “curva de seguridad”, así como evitar ascensos rápidos que comporten un súbito cambio de presión, con ello evitará la liberación del nitrógeno excedente disuelto en nuestro cuerpo, en forma de burbujas o micro burbujas, que podrían afectar al tejido corporal que lo contiene, proceso conocido como “enfermedad de descompresión”.

La profundidad y tiempos máximos de inmersión para mantenernos siempre buceando dentro de la “curva de seguridad” nos será indicado por los ordenadores de buceo, que activarán sus alarmas para advertir al buceador que debe ascender de cota para seguir en dichos tramos de buceo seguro, dichas alarmas también se accionarán si el ordenador detecta una menor presión atmosférica por un ascenso rápido, advirtiéndonos de la necesidad de ralentizar nuestro ascenso.

No todos los tejidos corporales se saturan y desaturan a la misma velocidad y presión, unos son de rápida saturación y otros de saturación lenta, generalmente los tejidos de rápida saturación suelen desaturarse rápidamente (tejidos musculares, epidérmicos), mientras que los de lenta desaturación requieren de mayor tiempo (tejidos óseos, nerviosos), para obtener un buceo seguro, y poder controlar que ninguno de los diversos tejidos corporales se encuentra excesivamente saturado, además de realizar el buceo dentro de la “curva de seguridad” y mantener una determinada velocidad de ascenso, deberemos limitar la presión parcial a la que someteremos nuestros tejidos corporales, introduciendo dicha presión parcial máxima en el ordenador, para que nos advierta de que nos estamos acercando a dicho límite.

Obviamente, cada persona tiene una tolerancia distinta y sus biorritmos metabolizan de modo distinto los gases alojados en su organismo. Así un joven deportista de élite, puede mostrar mayor tolerancia a una determinada presión parcial que una persona de edad, con constitución pícnica.
El buceo deportivo está pensado para todo tipo de buceadores, por lo que se ha limitado la presión parcial máxima que podemos introducir en nuestros ordenadores de buceo, limitándola a 1.6 ATA, por lo que de aproximarnos a esta presión parcial, el ordenador de buceo nos advertirá de que debemos ascender a una cota de menor profundidad para mantenernos dentro de los límites del buceo seguro. Esta presión parcial lo es de máximos, por lo que si el buceador quiere extremar aún más la seguridad de su buceo, podrá reducirla a 1.5 ATA o incluso, a 1.4 ATA.

Con la práctica del buceo deportivo perseguimos disfrutar de la biodiversidad del mar, pero pese a su denominación, el buceo no tiene un componente competitivo, en cada inmersión las condiciones del mar, y las de nuestro estado físico y mental son distintas, así como las de nuestro compañero o pareja de buceo, cada uno tenemos nuestro propia tolerancia en el modo de metabolizar los gases inhalados, y factores externos como el estrés, el trabajo duro realizado durante la jornada, o el hecho de ser fumador o no, afecta directamente al modo de metabolización de los gases por nuestros tejidos, de ahí, la proscripción absoluta de cualquier tipo de competición en la práctica del buceo deportivo.

Extremar la seguridad en un hábitat que no es el nuestro, y en el cual dependemos de mecanismos externos para inmiscuirnos en él, comporta la adopción de unos elementales principios de prudencia, siendo el primero de ellos, posponer la inmersión para otro día, si las condiciones del mar, o de nuestro estado físico o mental, no son las idóneas para la práctica de este deporte.

Obviamente se requiere de unas condiciones mínimas de salud que deben ser certificadas por un médico especialista en buceo deportivo o en medicina hiperbárica, además de la titulación oficial requerida y del seguro de responsabilidad civil, imprescindibles para la práctica del buceo deportivo.

El buceo es una actividad fascinante, en un hábitat absolutamente mágico, enemigo de la velocidad, contemplativo y pausado, reflexivo, que permite su práctica incluso a edades avanzadas, son muchos los compañeros de buceo con los que comparto habitualmente la práctica de este deporte que exceden los setenta años, la ingravidez del agua lo facilita, y la edad lleva a extremar la prudencia y la reflexión, y por ende a aumentar la seguridad, en estas condiciones el buceo es un deporte divertido donde el compañero jamás es rival sino soporte, compenetración.

 

Buceo con tiburones


Captura de pantalla 2014-05-30 a la(s) 09.31.19Una de las actividades más espectaculares e inolvidables de la práctica del submarinismo es el buceo con tiburones. Contrariamente a la leyenda que se ha formado en el cine sobre éstos escualos, es más probable que seamos alcanzados por un rayo en una noche de tormenta a que suframos el ataque de un tiburón, según revelan las estadísticas, prácticamente son sólo tres las especies de tiburones que resultan peligrosas para el hombre: el gran tiburón blanco (vid., foto archivo, el tiburón toro y el tiburón tigre).

Los tiburones vienen poblando el planeta Tierra desde hace casi 450 millones de años, lo que supone que ya habitaban el Planeta 200 millones de años antes que los dinosaurios. Se han identificado a más 2.000 especies de estos escualos, a partir de archivos fósiles, de los cuales menos de la mitad siguen subsistiendo hoy día, habiendo quedado el resto de especies extinguida. Durante los últimos 100 millones de años los tiburones se han desarrollado y evolucionado de forma diversa, y a pesar de que todos son peces, difieren enormemente en la forma de su cuerpo, tamaño, hábitat, comportamiento y dieta. La morfología de muchos de ellos dista mucho de la imagen clásica que asociamos con éstos depredadores: algunos son casi planos habitantes del fondo, mientras que otros son criaturas de aspecto extraño que viven en las enormes profundidades.

Determinadas características son comunes a todas las especies, así su estructura cartilaginosa los diferencia del esqueleto espino de estructura ósea de los demás peces. Sus cartílagos están reforzados, en algunos lugares, por unas sólidas placas formadas por sales de calcio denominadas “tesserae”. Otra característica común a todos los escualos, son sus dientes, que produce de forma regular, al ir mudándolos a intervalos regulares. Una tercera característica común, es su piel formada por escamas denominadas dentículos dérmicos, al terminar su parte exterior en acabado puntiagudo, similar al papel de lija.

El enemigo natural del tiburón en el océano es la Orca, de mayor envergadura, más fuerte y más veloz, es capaz de matar a un tiburón de un solo ataque, aunque carece del sofisticado radar que posee el tiburón en la parte frontal de su nariz, el cual es capaz de detectar el calor y los impulsos eléctricos que emiten sus presas.

Ciertamente, las orcas también pueden ser atacadas por tiburones, pero la diferencia es que para que ello suceda, éstos deben concurrir en grupos numerosos para poder afrontar un ataque con éxito, que sólo se plantearan de estar la Orca vieja o enferma, pues éstos animales son más carroñeros que cazadores, planteándose un ataque sólo en el caso de que prevean hacerse con su presa con relativa facilidad, ayudando a eliminar de las aguas los animales muertos, impidiéndose así la propagación de enfermedades y fortaleciendo la composición genética de las poblaciones de presas. Esta característica les otorga un importante papel en el ecosistema marino, pues ayudan a eliminar a los débiles y enfermos y a mantener el equilibrio con los competidores, garantizando así la diversidad de especies, y manteniendo, indirectamente, los hábitats de algas y arrecifes de coral. Recientes estudios han constatado que la pérdida masiva de tiburones ha llevado en diferentes puntos, al declive de los arrecifes de coral, de los lechos de algas, e inclusive, a la pérdida de pesquerías comerciales.

La eliminación de la presencia de tiburones en los ecosistemas de arrecifes de coral, provoca una sobreabundancia de otros depredadores, como el mero, que se alimenta de peces herbívoros, lo que a su vez provoca, una disminución de éstos comedores de algas, y la correlativa proliferación de macro algas en expansión, que capturan los nutrientes y la luz solar en grave detrimento de los arrecifes de coral, lo que afecta peligrosamente a la supervivencia de las múltiples especies que viven al abrigo de los arrecifes.

De cuanto antecede, la sistemática eliminación de tiburones por el hombre quiebra el equilibrio del ecosistema oceánico, al menguar la biodiversidad.

Como indicábamos, la mayor parte de las especies de tiburones no comporta un peligro real para el hombre, y su contemplación en el medio marino es fascinante y espectacular, así el tiburón ballena (Rhincodon typus), es el pez de mayor tamaño (hasta 14 metros de longitud, 20 toneladas de peso y hasta 70 años de longevidad), que habita en nuestros mares. Debido a su carácter dócil y tranquilo, de lentos y parsimoniosos movimientos, se ha ido gestando una industria de turismo, de miles de buceadores anuales, que hacen que hoy día sea mucho más rentable que el negocio que comporta la venta de su carne.

Por su enorme tamaño, este pez en su estado adulto carece de predadores naturales, vive en mar abierto, y puede llegar a sumergirse hasta los 700 metros de profundidad (vid., foto archivo Mark y Andrea Busse).

Su dieta basada en el plancton principalmente (aunque también pueden ingerir pequeños peces, crustáceos e incluso calamares y atunes pequeños), les lleva hacia aguas ricas en estos nutrientes, los cuales encuentra cerca de las costa donde desembocan los sedimentos de los ríos, o alrededor de lagunas o atolones de coral, prefiere las aguas cálidas, con temperaturas entre los 21oC y los 30 oC, donde dedica la mayor parte del día a tragar agua para filtrarla ingiriendo el plancton, lo que realiza en posición vertical con su boca muy cerca dela superficie.

Otro tiburón que no resulta peligroso para el hombre, y muy habitual en las Islas Canarias, es el tiburón angelote, el cual reposa en el fondo de arena donde se camufla con el lecho marino, emboscado esperando a sus presas, generalmente peces óseos bentónicos, ocasionalmente rayas e invertebrados, los cuales caza por la noche. Este tiburón es vendido de forma habitual en los mercados europeos, con el nombre de “monkfish” (pez monje). Su venta intensiva ha producido un declive en su población, estando extinto en toda la zona norte de su hábitat histórico, siendo catalogado como especie en peligro crítico de extinción.

La realidad constatada es que cada vez es mayor el número de buceadores deportivos que se sumergen a la búsqueda y contemplación de tiburones, siendo por otro lado, casi prácticamente nulos los incidentes acaecidos entre los escualos y los buceadores, extremo que no es predicable de otras especies de predadores terrestres, como el tigre o el león, por citar algunos, que jamás permitirían la intrusión del hombre, totalmente desarmado y desprovisto del refugio que le otorgan los vehículos, para contemplar como aquéllos se desenvuelven en su hábitat. Los tiburones, quizás con la salvedad del gran blanco, no se muestran hostiles hacia el buceador, al cual, en principio le basta con respetar las siguientes 10 reglas básicas del buceo con tiburones:

1a.- Cada especie es diferente y reacciona de forma distinta ante los buceadores. Si es posible infórmate del comportamiento de los tiburones que habitan en la zona donde vayas a bucear.

2a.- Utiliza un equipo oscuro compuesto de traje largo y capucha. Evitar los colores estridentes, en especial el amarillo, que puede comportar un reclamo a la curiosidad del tiburón, evitar elementos de colores estridentes o fosforescentes colgados del arnés.

3a.- Se debe mantener siempre la calma y la posición. La posición que debemos mantener es la perpendicular al tiburón, para mostrarnos lo más grandes posibles. No encogernos. Evitar las entradas (paso de gigante) y las salidas del agua estruendosas y con fuertes salpicaduras. Nunca salir “corriendo” o nadando de forma agitada o con movimientos bruscos y nerviosos.

4a.- Mantener siempre el contacto visual. Seguir con la mirada al tiburón. Situarnos en formación circular cerrada entre los buceadores, juntando espalda con espalda. Realizar movimientos lentos y amplios. Descender y ascender lentamente y todo el grupo a la par. Una vez en superficie subir al barco o a la zodiac lo más diligentemente posible.

5a.- Intentar mantenernos a la misma cota o a una cota inferior a la que se encuentra el tiburón.

6a.- Jamás tocar al tiburón directamente en las cercanías de la boca. Sus glándulas y papilas están alrededor de estas. No dar alimento a los tiburones.

7a.- Es probable que debido a su curiosidad, algún tiburón se nos acerque. No nos está atacando, sino examinando. Si tenemos algún elemento como una cámara de fotos o similar, interponerla en su camino de forma que sea ese elemento el que toque con su hocico. Si no disponemos de ese tipo de elementos, usar una aleta: tranquilamente, sin movimientos bruscos, nos quitamos una aleta y la usamos como elemento de separación. Con acercarla a su hocico es suficiente.

8a.- Algunos tiburones de arrecife son territoriales, no acercarse si nadan de forma errática, de un lado para otro, con el dorso arqueado, o las aletas pectorales bajas.

9a.- Una vez en superficie no nadar. Mantenernos quietos, recordando el punto 4, hasta que el barco o la zodiac nos recojan. Subir tranquila pero rápidamente.

10a.- Si debemos permanecer mucho tiempo en superficie, quitarnos el jacket y subirnos en él, manteniendo el pecho encima del jacket con la botella, si es posible, manteniendo las piernas fuera del agua. Nos pondremos el tubo de snorkel y mantendremos la cabeza bajo el agua mirando al tiburón.

Presentación


Mi nombre es Francesc de Paula Rovira Llor, nací en la ciudad condal el 19/04/1965, y mi vida ordinaria transcurre entre mi profesión de abogado y la dedicación a mi mujer Victoria y a mis dos hijos Francesc y Elisenda.

El reloj Kronos k300 automático, es el perfecto engarce entre mi actividad ordinaria y esa faceta aventurera, de fascinación por la naturaleza, en la que ocupo mi actividad de ocio: el submarinismo con escafandra autónoma, al que me dedico desde hace casi una década.

 

Kronos K 300

La seducción por el mundo submarino anidó en mi subconsciente desde la infancia, en parte debido a la lectura de clásicos como “Veinte mil leguas de viaje submarino”, de Julio Verne; “La Hija del Mar” de Rosalia de Castro; “Moby Dick” de Herman Melville; “El viejo y el Mar” de Hernest Hemingway, por citar algunos, y en parte, con la práctica de snorkel en las calas de la Costa Brava, con lo que su embrujo acabó por consumarse.

El reencuentro del hombre y el mar es más que el retorno al origen de la vida en nuestro planeta, es causa de su existencia, fuente de nuestro alimento, equilibrio del ecosistema…

Rememorando las enseñanzas sobre el origen del Planeta, me enseñaban como hace aproximadamente 4.500 millones de años, una roca de fuego fundido se desprendió del astro rey, quedando, pese a su expulsión, atrapada por la gravedad del Sol a la distancia exacta, para permitir su paulatino enfriamiento, lo que provocó que los materiales que la componían fuesen separándose, en función de su peso, quedando en el núcleo los elementos más pesados (hierro, níquel) y pasando a formar el manto y la corteza terrestre los elementos más ligeros.

El movimiento de estos elementos provocó fuertes desplazamientos de placas terrestres y la consiguiente erupción de volcanes que expulsaron toneladas de ceniza, vapores y gases que, a su vez, quedaron atrapados por la gravedad de la Tierra, configurando su atmósfera.

La condensación del vapor de agua en los gases de la atmósfera, provocó una lluvia, que originó los primeros ríos y mares poco profundos.
Es en estas aguas primerizas donde se desarrollaron los primeros organismos vivos (hace unos 3.800 millones de años), estamos en la era Precámbrica, y la primera forma de vida, muy sencilla, son seres unicelulares denominados ”algas verdiazules”. Estas algas primitivas, a través del proceso de la fotosíntesis generaron el oxígeno, que a su vez provocó la aparición de formas de vida más complejas.

El milagro es que la Tierra se erige así en el único planeta del Sistema Solar con vida, al estar situada a una distancia adecuada del Sol para permitir la existencia de agua en sus tres estados, y con ella, provocar el nacimiento de la vida. Sin agua no pueden vivir animales, ni vegetales.

La cantidad de agua existente en nuestro planeta equivale a las tres cuartas partes de la superficie terrestre, siendo el 97% agua salada (medioambientezocial.com.ar: Publicado 19/08/2010, por Sergio Gattelet):

 

Así el mar, el gran desconocido, es el ecosistema más importante de la Tierra, su masa térmica y su poder calorífico actúan como reguladores de la temperatura del Planeta.

Gran parte del dióxido de carbono (CO2) producido por los humanos y que ocasiona el denominado “efecto invernadero”, no permanece en la atmósfera, sino que es absorbido por los océanos, las plantas y el suelo.

Los océanos absorben un 40% del dióxido de carbono de la atmósfera, el equivalente a 1.200 millones de toneladas, y de esta cifra, el 25% ( unos 300 millones de toneladas), se almacena en el fondo del mar, siendo absorbido a través del fitoplancton en el proceso de fotosíntesis, limpiando la concentración de CO2 en la atmósfera.

No es baladí que la primera célula procediese del mar, el organismo humano, como evolución de esa primera célula primitiva, guarda importantes identidades con la estructura y procesos que conforman el agua de mar. Al igual que en nuestro organismo humano, el mar posee su propio proceso de homeostasis, por el cual se auto regula internamente, presentando una estructura con una analogía casi idéntica a la que presenta el organismo interno humano, el investigador francés Philippe Goeb, en su libro “Plasma marino y plasma humano”, verifica que tras el análisis de ambos plasmas se constata una estructura mineral y química, fruto de una compleja regulación biológica, con composiciones casi idénticas de los elementos 118 elementos de la Tabla Periódica de Mendeliev, en su forma orgánica y biodisponible.

El Encuentro Internacional del Agua, celebrado en México en el año 2008, sintetiza las conclusiones alcanzadas en las últimas investigaciones científicas realizadas sobre las propiedades del agua del mar, reconociéndose su administración al ser humano como tratamiento eficaz en caso de desnutrición, gastroenteritis, cólera, atrepsia, tuberculosis, entre otras, así como su capacidad para mejorar el medio orgánico interno y su eficacia para prevenir patologías.

Pese a cuanto antecede, no es hasta el siglo XX que el ser humano muestra su interés por conocer el medio marino, más allá de las supersticiones, mitos y leyendas que hasta la fecha imperaban a faltas de rigor científico. Uno de sus primeros precursores fue el conocido Jaques Ives Costeau (11/06/1910) quien junto al también francés, Emile Gagnan, inventaron el famoso “Aqua-Lung” o pulmón acuático, que permitía respirar bajo el agua libremente sin la necesidad de un tubo de aire conectado con la superficie.

La inmersión en el medio marino mediante la práctica del submarinismo con escafandra autónoma permite la callada contemplación de este gran ecosistema, tan distinto a nuestra percepción habitual, desconocido, repleto de mitos, leyendas, bondad y pura energía, que hacen de la práctica de esta actividad pura fascinación.

 

Lo que esconde el mar… I


Galería

 

El KRONOS K300 de Francesc de Paula Rovira Llor


Galería

KRONOS K300 (736N.8.55W)

Movimiento automático Eta 2824

Cristal: Zafiro

Caja y Esfera: Caja de acero inoxidable de 42 mm/ Corona y fondo roscados / Sumergible a 30 Atm / Bisel Unidireccional / Válvula escape helio

Brazalete de acero inoxidable y cierre desplegable extensible de acero.

PVP: 490€

Lo que esconde el mar… II


Galería

Inmersión en Cabo de Palos


Galería

Buceo en la Costa Brava


Me comentaba un amigo buceador, que por razones laborales había tenido que marchar a Inglaterra, que los buceadores deportivos anglosajones se referían a nuestro mar mediterráneo como “esa especie de mar tropical que teneis allí”.
Ciertamente, el mediterráneo es un mar muy agradecido para la práctica del escafandrismo durante todo el año, por un lado las condiciones metereológicas del mar, su oleaje moderado y las corrientes poco fuertes como norma general durante la mayor parte del año, así como la temperatura del agua, que no desciende por debajo de los 11’5ºC, permite el buceo en condiciones muy confortables gracias a la generalización de los trajes secos de buceo, que por su condición, nos permiten vestirnos con prendas térmicas debajo del traje, evitando hipotermias y disfrutar de la vida submarina en invierno, donde podemos contemplar determinadas especies de peces, como el gallo de san pedro, son ejemplo de algunas variedades de peces que migran cuando las aguas se calientan a las profundidades siendo mucho más difícil poder observarlas.

La Costa Brava ofrece una gran variedad de clubs de buceo y puntos de inmersión, con gran diversidad de paisajes submarinos, desde fondos rocosos poblados por borgonias multilcolores, fondos de esponjas y corales, fondos arenosos repletos de poseidonias o pecios submarinos perfectamente integrados con la biodiversidad marina, todo ello en un entorno especialmente privilegiado por sus acantilados de los que en formas tortuosas se descuelgan verdes pinares que parecen querer besar al mar.


La Costa Brava ofrece una gran variedad de clubs de buceo y puntos de inmersión, con gran diversidad de paisajes submarinos, desde fondos rocosos poblados por borgonias multilcolores, fondos de esponjas y corales, fondos arenosos repletos de poseidonias o pecios submarinos perfectamente integrados con la biodiversidad marina, todo ello en un entorno especialmente privilegiado por sus acantilados de los que en formas tortuosas se descuelgan verdes pinares que parecen querer besar al mar.
Inmersión en los Ullastres (Llafranc), en fecha 27/01/2013. Inmersión con Carlos Milán y otros. Llevamos una botella de aire de 15 litros y una etapa de alumnio de 11 litros cargada con Nitrox 50% para la descompresión. El agua está a una temperatura de 13ºC, por lo que nos ponemos el traje seco, gorro de buceo y guantes.
La inmersión la iniciamos a las 10’02 horas para emerger a los 63 mintuos, a las 11’05 horas. Saltamos en el Ullastre nº 1 y nos dirigimos en dirección N-E hacia el Ullastre nº 2, el paisaje subamarino es espectacular en los Ullastres por su basta población de borgonias multicolores que amalgaman gran diversidad de vida submarina: esponjas, bancos de peces de tres colas, grandes bancos de sargos, dentos de gran tamaño, y en las piedras del fondo bogavantes, congrios, langostas, llegamos al Ullastre 2 y viramos en dirección N hacia la piedra que denominamos el Champiñon, roca submarina que desde una profundidad de 42 metros emerge hasta los 35, lo rodeamos y en dirección S nos dirigimos al Ullastre 3, una piedra en forma de aguja que desde los 53 metros de profundidad asiende hasta los 8 metros, para ir rodeándolo mientras ascendemos hacia la candena donde hacer la parada de descompresión, podemos disfrutar de 2 gallos de san pedro bastante grandes que estan mimetizados entre las borgonias de la cara N del Ullastre, viramos en dirección S donde vemos otros dos gallos de san pedro, cuando estamos llegando a la cadena nos viene a visitar un banco bastante nutrido de anchoas que contemplamos durante parte de la parada de descompresión. Inmersión en el Gat (Cap de Creus) en fecha 22/07/2013.

Voy con mi habitual pareja de buceo Carlos Milán. Iniciamos la inmersión a las 10’59 y estaremos sumergidos una hora, para salir a superficie a las 11’59 horas, llevamos una botella de 15 litros de aire, a 200 bares de presión, salgo con 60 bares, habiendo alcanzado una profundidad máxima de 39 metros, la temperatura del agua es de 16ºC. Vamos siguiendo la pared en dirección norte, y vemos 4 o 5 meros grandes, 3 o 4 abades, por arriba nuestro nada un banco de barracudas bastante grandes. Tenemos suerte, encontramos mucha vida: bancos de salpas, dentos, sargos, tres colas, aunque la mayor parte de los bancos de peces se amontonan en la parte poco profunda donde el agua está más caliente.

Inmersión en la Panxa del Bisbe (Cap de Creus), con Carlos Milán, en fecha 21/07/2013. Iniciamos la inmersión a las 14’20 horas y estaremos 70 minutos debajo del agua para emerger a las 15’30 horas. La temperatura del agua está a 18ºC, y
llevamos una botella de aire de 15 litros. Descendemos por la pared rocosa que conforma la Panxa del Bisbe hasta una profundidad máxima de 25 metros, pues la
mayor parte de la vida submarina se encuentra a poca profundidad. Vemos un par de meros muy grandes, y varios meros más pequeños, así como grupos de abades, más
tarde un grupo de barracudas muy tupido, si bien repecto al Gat observamos menos borgonias y algo menos de vida submarina, encontramos un grupo de salpas muy numeroso, y un pulpo de paseo que contemplamos antes del ascenso a superficie.

Inmersión en el Tabal (Llafranc), en fecha 9/08/2013, con Carlos Milán y otros. Iniciamos la inmersión a las 16’33 horas y estaremos sumergidos durante 68 minutos, para salir a superficie a las 17’41 horas, llevamos una botella de 12 litros de
aire y una etapa para la descompresión de 11 litros de aluminio con Nitrox 50%. La temperatura del agua es de 22ºC y la visibilidad muy buena, descendemos a una
profundidad máxima de 40’7 metros. La inmersión se inicia a los 21 metros aproximadamente de profundidad siguiendo una placa de roca donde está anclada la boya donde amarramos el barco, descendemos por la pared norte repleta de
borgonias hasta el fondo siguiendo en dirección este hasta llegar al Tabal 2, a unos 50
metros de distancia, donde encontramos muchísima vida, entre esta un banco de
barracudas grandes, bancos de castañuelas, bancos de sargos. Llegamos al final del
Tabal 2, lo rodeamos y vamos ascendiendo en dirección al Tabal 1, para situarnos
encima de la placa rocosa donde hacemos el cambio a Nitrox 21% para hacer la
descompresión antes del ascenso.

Inmersión en Furió Fito – Illa Fitó (Begur), en fecha 11/08/2013, con Carlos Milán y otros. Iniciamos la inmersión a las 9’21 horas y estaremos sumergidos 64 minutos, saliendo a superficie a las 10’25 horas, llevamos una botella de aire de 15
litros y una etapa de alumnio de 11 litros cargada con Nitrox 50% para la descompresión. La temperatura del agua es de 18ºC, con buena visibilidad. Bajamos por la cara norte del furió repleta de borgonias, donde vemos pasar un gran banco de
barracudas. Una vez en el fondo nos dirigimos en dirección este al furió pequeño, a unos 25 metros de distancia de la pared grande, para ir a unas piedras donde mora un
bogavante muy grande que visitamos, vemos varios congrios grandes en las piedras
que hay entre ambos furios, así como otro bogavante más pequeño en un agujero del
furió pequeño, a una profundidad de 53’5 metros, donde empezamos el ascenso por el
furió pequeño hasta una pequeña cueva que llamamos la multipropiedad, pues aloja a
un gran congrio, a dos morenas y una escorpora de gran tamaño, desde la
multipropiedad nos dirigimos al furió grande para ir siguiendo la pared en dirección
norte hacia la isla de fito. A medio camino pasamos por una pequeña isla submarina
donde vemos varias barracudas y en el fondo una raya mosaico reposando en el fondo,
seguimos hacia la isla fitó repleta de vida subamarina, con multitud de bancos de
castañuelas, tres colas, sargos, dentos, morenas y un par de pulpos econdidos entre las
rocas. Lanzamos el globo de descompresión y tras las paradas pertinentes emergemos.
Inmersión en L’Ancora (Tamariu), en fecha 30/08/2013, iniciamos la inmersión
a las 17’03 horas y estaremos sumergidos durante 71 minutos, hasta las 18’14 horas.
Llevo una botella de Nitrox 30% de 15 litros, para evitar descompresiones excesivas. La
temperatura del agua es de 18ºC, en esta ocasión la inmersión es con Kiko Dengra y
José Luis Soria.

La barca nos aproxima al punto de inmersión, saltamos y descendemos por el
azul hasta alcanzar los 30 metros de profundidad donde vemos una placa de piedra
caliza que ascienden en dirección W formando un pico montañoso que converge con
otras formaciones rocosas submarinas similares formando entre ambas cañones
submarinos, por los que nos adentramos buscando la vida submarina propia de los
arrecifes. El nombre del punto de inmersión es debido a la pérdida por un buque del
ancla, la cual fue en su día sacada del fondo, pero las formaciones rocosas aún
conservan varias anclas de pequeños barcos recreativos que quedan atrapadas en las
rugosas rocas, encontramos pequeñas formaciones coralinas de antiguos corales
expropiados al mar, bancos de barracudas, y en la parte más al este un pez luna que
deja que nos aproximemos a contemplar su desparasitación, al concluir la inmersión
lanzamos el globo para colgados del mismo a la deriva realizar la parada de
descompresión.Captura de pantalla 2014-04-29 a la(s) 12.25.27
Inmersión en Farranellas-Tasco-Carall Bernat (Illes Medes-Estartit). Inmersión con Carlos Milán en fecha 22/09/2013, que iniciamos a las 9’20 horas disfrutando de
80 minutos de inmersión, hasta las 10’40 horas en que emergemos. Llevamos una
botella de 15 litros de aire y la temperatura del agua es de 20ºC. Saltamos en las islitas
de Ferranellas, pobladas de abades y meros de gran tamaño, así como bancos de
barracudas bastante grandes, nos dirigimos al N para rodear el Carall Bernat en busca
de las rayas milanas que en gurpos de 7 u ocho son fáciles de observar en la cara S-E
de esta gran isla rocosa, por el fondo del Carall meros y abades y una vez sobrepasado
el Carall nos dirigimos al Tasco gran donde observamos Sargos imperiales, sarascasas
muy grandes y, un par de meros de gran tamaño. El único pero, es la gran cantidad de
compañeros de buceo que encontramos bajo el agua, la cálida temperatura, una
profundidad moderada con una máxima de 29’5 metros, y la gran diversidad de vida
submarina hacen que la inmersión haya sido mucho más larga de lo habitual.

 

 

 

 

 

 

Mar Rojo: Ruta Barcos Hundidos


Galería

Mar Rojo: Ruta Norte de los Barcos Hundidos


La ruta norte del mar rojo es quizás la más solicitada por los buceadores, y a menudo la más repetida por éstos, pues de todos los posibles recorridos submarinos a lo largo y ancho de nuestros mares, el mar rojo es siempre una decisión acertada, por sus precios económicos, por su distancia relativamente próxima a la península, y sus múltiples puntos de inmersión que se adaptan a todos los niveles de buceo. Todo ello, en un entorno de cristalinas aguas de gran visibilidad y temperatura muy agradable, que invitan a sumergirse y a contemplar fascinados sus inmensos jardines de corales y sus espectaculares gorgonias y esponjas multicolor, en un entorno de atolones en cuyo seno descansan durmientes, formando parte ya del fondo marino, una gran cantidad de barcos hundidos, hábitat el descrito donde residen, cual edén marino, miles de peces tropicales de todos los colores y tamaños, que harán absolutamente inolvidable cada una de nuestras inmersiones, a la par que nos invitan a disfrutar del paisaje que sobre el agua conforman estos atolones de coral, en forma de pequeñas islas o arrecifes, junto a históricos parajes que se aproximan a ambos lados del mar, formando el estrecho del sinaí o el estrecho de tiran.

Los puntos de inmersión más característicos de esta zona son el parque nacional de “Ras Mohamed”, repleto de vastos jardines de corales que alcanzan hasta mucho más allá de donde alcanza nuestra vista y donde la vida marina de arrecife alcanza su máxima expresión: tortugas, bancos de pargos, peces cirujanos unicornios, napoleones, pez payaso, pez trompeta, pez pipa … Junto al parque nacional destacan:

El estrecho de Gubal, formado por verticales paredes repletas de gorgonias y esponjas de variopinto color; El arrecife de “Abu Nuhas” conocido como el cementerio de barcos y que conforma un conjunto de arrecifes que desbordan vida multicolor, o el arrecife de “Yolanda Reef” que discurre junto a una pared vertical que se pierde en un abismo de más de setecientos metros de profundidad (fotografía “rojo dive safari”).
En esta ocasión realizamos el viaje cuatro amigos muy bien avenidos, Mercè Garcia Muns, médico odontóloga y dive master de titulación; Robert Mogui, empresario y dive master de titulación; Carlos Milán, mi compañero habitual de buceo, tres estrellas FECDAS de titulación de buceo deportivo; y yo mismo, también dive master. Iniciamos el vida a bordo embarcándonos en el puerto de Hurgada, desde el cual partimos mar adentro para ir desplazándonos por los distintos puntos de inmersión.
1ª.- Inmersión a las 12’39 horas, del 7/11/2009 en “Shaab el Erg”: Arrecifes de coral plagados de esponjas y gorgonias, de 3 kms., de largo al Norte del Mar Rojo. La temperatura del agua es de 27’5ºC. Abundan los Napoleones, vemos una morena enorme de color blanco, meros muy grandes y una manta raya punteada de color azul. La Inmersión dura 65 minutos, habiendo alcanzado una profundidad máxima de 11 metros.
2ª.- Inmersión a las 15’39 horas del 7/11/2009 en “Shaab Abu Nuhas”, para la inmersión llevamos Nitrox 26%, la temperatura del agua es de 27’7ºC. Bucearemos en el pecio “Ghiannnis”, buque griego construido en 1969 de 99 mts., de largo y 16 metros de ancho. Se hundió el 19/04/1983. Nos sumergimos por dentro del barco el cual está lleno de peces de cristal, vemos peces payaso, pez trompeta, raya de puntos azules, un pez ballesta de color azul, corales y anemonas a doquier. Inmersión de 56 minutos a una profundidad máxima de 22 metros. Por la noche repetimos una segunda inmersión en este arrecife de corales, iniciando la inmersión sobre las 18’18 horas con una duración de 56 minutos, esta vez con Nitrox 30%.

3ª.- Inmersión a las 6’57 horas del 8/11/2009 en “Shaab Abu Nuhas”, para la inmersión llevamos Nitrox 29%, la temperatura del aguas es de 28ºC. Buceamos al interior del pecio “Chrisoula”, barco alemán construido en 1954 de 98 metros de largo por 15 metros de ancho. Se hundió el 31/08/1981 y llevaba gres para baños, lo tripulaba un capitán griego. En el interior del barco vemos cientos de peces de cristal, rayas de puntos negros, nidos de anguilas, peces payasos y trompetas y varios peces león y pez escorpión ambos de picadura muy venenosa. El tiempo de inmersión es de 59 minutos, alcanzando una profundidad máxima de 26 metros.

4ª.- Inmersión a las 10’42 horas del 8/11/2009 en “Shaab Abu Nuhas”, para la inmersión llevamos Nitrox 30%. La temperatura del agua es de 28ºC. Buceamos al pecio “Camatic”, barco mixto de vela y carbón construido en 1862 y conducido por un británico que naufragó a causa de una fuerte tormenta, el día 12/09/1969. Lamentablemente fallecieron 31 personas que navegaban a bordo. El barco transportaba bebidas de vino y de soda, cuyos envases rotos restan en las bodegas. En un inicio el fondo marino quedo pavimentado por cientos de libras esterlinas de cobre que portaba el buque, las cuales dieron nombre al escollo “Abu Nuhas”, dado por los pescadores de la zona, debido al brilló del metal en el fondo del mar, por causa de los rayos de sol, con posterioridad el armador del buque ordenó retirar todas las monedas. El arrecife que está junto al buque tiene una vida submarina impresionante, podemos ver al pez piedra, de picadura mortal por su potente veneno, así como corales de fuego e innumerables bancos de peces trompeta, peces payaso, etc. La inmersión tiene una duración de 56 minutos a una profundidad máxima de 26 metros.

5ª.- Inmersión a las 14’56 horas del 8/11/2009 en “Shaab Mahmud”, para la inmersión llevamos Nitrox 32%. La temperatura del agua es de 29ºC. Buceamos en el pecio “Sandy Bottom”, barco de vela y carbón construido en el 1873 y hundido en el 1876, de pabellón inglés. Justo antes de adentrarnos en el pecio vemos un señorial Napoleón de tamaño muy grande. Dentro del barco vemos peces murciélago, flanqueados por dos morenas gigantes. Subiendo por el arrecife que hay junto al barco, vemos más morenas y dos peces piedra de picadura mortal, un pez escorpión y muchísimos bancos de peces por el arrecife…llegando al final de la inmersión somos sorprendidos por un enorme banco de barracudas, formado por cientos de éstas. Nos quedamos obnubilados contemplándolas hasta agotar el aire. La inmersión ha sido de 70 minutos, a una profundidad máxima de 30 metros.

Por la noche repetimos inmersión en este lugar, para contemplar la vida nocturna del arrecife. Iniciamos la inmersión a las 19’00 horas con una duración total de 53 minutos, en la descubrimos un pez cocodrilo y una bailarina española, la cual sólo se deja ver por las noches, observamos también una morena bastante grande y varios peces león.

6ª.- Inmersión a las 6’29 horas del 9/11/2009 en “Sark Reef” y “Yolanda Reef”. La temperatura del agua es de 28’2ºC. Esta inmersión llevamos aire, esto es, 21% de oxígeno y 79% de nitrógeno, en las mezclas Nitrox, el porcentaje de oxígeno se incrementa para reducir así el de nitrógeno, minorando la sobresaturación en nuestros tejidos de concentración de nitrógeno, debido a la presión atmosférica a la que respiramos el gas. Esta inmersión se realiza en el parque natural de “RAS MOHAMED”, parque natural de fondo submarino protegido por el Estado de Egipto, por lo que se requiere el pago de tasas específicas para bucear en él. Está formado por dos arrecifes de coral ubicados en la punta sur del cabo de la península del Indio. Esta es una de las 10 mejores inmersiones del mundo, según los entendidos. El arrecife tiene un fondo de hasta 25 metros de profundidad que muere en un gran acantilado abisal de 750 metros de profundidad. Nos lanzamos en zodiac sobre el abismo y nos dejamos arrastrar por la corriente hacia los arrecifes concluyendo la inmersión en el “Yolanda reef” donde reposan los restos de carga de un barco hundido que transportaba sanitarios. La zona está poblada de mantas raya moteadas, peces Napoleón, en un entorno de multiformes coralinas y gorgonias, nutridísimas de bancos de peces multicolor que discurren sin cesar por los recovecos existentes en estas formaciones submarinas. La inmersión se prolonga durante 63 minutos a una profundidad máxima de 42 metros.

7ª.- Inmersión a las 10’00h., del día 9/11/2009 en “Yolanda Reef” y “Shark Reef”. La temperatura del agua 28’4ºC. Llevamos para la inmersión Nitrox 25%. Tanto nos fascino la anterior inmersión que decidimos repetir antes de abandonar el parque natural de “Ras Mohamed”. En esta ocasión contemplamos un mero muy grande en la zona abisal, examinamos con mayor detenimiento las gorgonias, descubriendo del fondo rocoso las escórporas camufladas y en los tramos de arena, reposando en su fondo, los peces cocodrilo.

No deja de sorprendernos la gran abundancia de rayas moteadas. Finalmente lanzamos el globo para salir a superficie a los 64 minutos de inmersión, habiendo buceado a una profundidad máxima de 38 metros.

8ª.- Inmersión a las 14’24 horas del día 9/11/2009 en “Thistlegorm”. Temperatura del agua 27’5ºC. Llevamos para la inmersión Nitrox 28%. La inmersión es al famosísimo buque de guerra británico hundido por la aviación alemana, en la segunda guerra mundial, concretamente el 6/10/1941. El buque de guerra tiene 126’5 metros de largo por 17’5 metros de ancho. El buque fue descubierto por Jacques Costeau en 1950 e hizo un reportaje del mismo que se emitió por la BBC sin revelar su posición, hasta que en 1992 fue descubierto por un israelí y desde entonces se hizo pública su ubicación. Se dice en nuestro mundo de buceo que aporta mayores beneficios al gobierno de Egipto que las tasas recogidas para la vista de las propias pirámides. El interior del buque está cubierto de peces de cristal y peces murciélago, también vemos en su interior, un pez cocodrilo. Con el buque reposa la carga militar que transportaba: camiones, motocicletas, botas de agua para los soldados, dos locomotoras hundidas a ambos lados del buque…, antes de entrar en el agua vemos un grupo de unos 30 delfines nadando por las proximidades. Al realizar la parada de seguridad, un multitudinario banco de peces muy pequeños se dirige hacia nosotros huyendo del ataque de un grupo de peces sardos muy grandes, denominados en esta zona por los pescadores egipcios carangueños, también podemos ver un grupo de atunes. La inmersión finaliza a los 62 minutos a una profundidad máxima de 25 metros.

MAR ROJO_59ª.- Inmersión a las 17’03 horas del 9/11/2009 de nuevo en el “Thistlegorm”, esta vez con Nitrox 30%, para ver la vida submarina que aloja el pecio por las noches.
Cuando llevamos unos diez minutos de inmersión aparece un grupo de buzos holandeses con muchos focos de luz que hacen las delicias del pez león, quien aprovecha la desprotección de sus presas para darse un suculento banquete, vemos un pez cocodrilo reposando en el caso del buque y dos escórporas rojas muy grandes…más peces león muy voraces. Entramos a las dos bodegas principales del buque donde de nuevo nos deleitamos iluminando miles de peces cristal que reflejan y distorsionan los haces de luz que rebotan en ellos formando mágicos juegos de luces submarinas. Por encima nuestro, en el azul, una nube de peces pequeños se entremezclan con peces trompeta bastante más grandes y alargados, apuntándose a la orquesta peces chaetodon, muy típicos del mar rojo. A los 51 minutos de inmersión nos dirigimos a la cuerda a hacer la parada de seguridad, donde somos arrasados por el grupo de holandeses que pasa literalmente por encima de nosotros.

MAR ROJO_710ª.- Inmersión a las 6’14 horas del día 10/11/2009 de nuevo en el “Thistlegorm”. En esta ocasión vamos con Nitrox 30%, la temperatura del agua es de 27’7ºC. Es nuestra tercera y última inmersión en este buque de guerra de grandes dimensiones, en esta ocasión para visitar las dos locomotoras hundidas a los lados del buque, así como la parte de la popa que es la más profunda, junto a ella, los nidos de ametralladoras y los tanques boca abajo, y en la parte final de la popa, la hélice del barco, antes de regresar a la cuerda para hacer la parada de seguridad, a los 46 minutos de inmersión, con una profundidad máxima de buceo de 30’3 metros.

11ª.- Inmersión a las 10’39 horas del día 10/11/2009 en “Small Gobal Island”, o inmersión en los arrecifes de coral de la Isla Gobal. En esta inmersión vamos con Nitrox 32% y la temperatura del agua es de 27’9ºC. Nos lanzamos al agua en el punto de inmersión denominado “Bluff Point” y vamos en dirección sudoeste siguiendo el arrecife. El arrecife es como un acuario de peces tropicales de colores carmesí, color blanco a rayas negras, azulados, peces pipa, pez payaso, caballitos de mar, peces multicolores nadando entre los corales de fuego y las gorgonias, de color anaranjado y crema, así como diversas tonalidades de color verde. Terminamos la inmersión a los 65 minutos, con una profundidad máxima de 26’4 metros.

12ª.- Inmersión a las 14’47 horas del día 10/11/2009 en “Small Gobal Island”. En esta inmersión llevamos Nitrox 30% y la temperatura del agua es de 27’7ºC. La inmersión es a un barco hundido en los arrecifes de la Isla Gobal. Del barco apenas queda la carcasa, parece ser que transportaba agua potable al norte de Egipto hacia Urgada. El barco es como una pecera llena de vida, al igual que sus alrededores coralinos. Vemos un pez escorpión, un pez león, dos morenas muy grandes y dos morenas muy pequeñas, diríase que crías de alguna de las dos anteriores, un pez cocodrilo… Sobrecoge el paisaje submarino formado por múltiples esponjas que asemejan ser bien coliflores, bien coles de bruselas, sembradas junto a grandes formaciones coralinas que parecen enormes mesas dispuestas para un inminente y multitudinario banquete. A los 56 minutos damos por terminada la inmersión, que ha transcurrido a una profundidad máxima de 15 metros.

13ª.- Inmersión nocturna a las 17’35 horas del 10/11/2009 de nuevo en “Small Gobal Island”. En esta ocasión llevamos Nitrox 30%. La temperatura del agua es de 27’8ºC. Hay muchísima gente haciendo esta inmersión nocturna y no paramos de ver sus focos de luz en contraste con el obscuro fondo submarino. Nos encontramos de bruces con un banco de miles de peces, el mayor que he visto hasta la fecha.

Observo como un grupo de tres buzos provistos de cámara de filmar agobian a una morena muy grande hasta hacerla salir de su agujero. Más adelante vemos una pequeña gamba, un pez escorpión, un cangrejo, otra morena vigilante ante tanta actividad nocturna, un pez negro de roca, un pez cocodrilo… Llevamos 55 minutos de inmersión y hago indicaciones a mi compañero Carlos Milán para regresar al barco, me agobia la gran concentración de buzos en esta inmersión nocturna, cuento unos veinticinco. Ha sido una inmersión tranquila y bonita, dejando a salvo la concentración de escafandristas, de 63 minutos de duración a una profundidad máxima de 14 metros.

14ª.- Inmersión a las 7’10 horas del 11/11/2009, en el “Rosaly Malles” buque que se hundió en la Isla de Gobal. La temperatura del agua es de 26’7ºC, y en esta inmersión llevamos un Nitrox 27%. El “Rosally Malles” es un buque de guerra inglés de la segunda guerra mundial que fue avistado por los nazis tras hundir al “Thistlegorm”, procediendo a su bombardeo por la aviación alemana tres días después de atacar el “Thistlegorm”. Es una inmersión que requiere experiencia en buceo profundo, al encontrarse el barco en su parte superior a 30 metros de profundidad, descendiendo hasta los 50 metros en que se encuentra el casco. Es un punto de buceo muy solicitado por buceadores técnicos que con la ayuda de mezclas de gases, eluden la saturación de nitrógeno en los tejidos y sus efectos en el cuerpo humano, como la denominada “borrachera de las profundidades”, debido a la sobresaturación de nitrógeno a profundidades superiores a los 40 metros de profundidad.

La inmersión requiere descender hasta unos 40 metros de profundidad antes de poder adentrarse en las bodegas del buque. Tras un rápido examen del barco y de la rica vida marina alojada dentro del mismo, regresamos sin entretenernos a la cuerda para iniciar las paradas de descompresión. La inmersión ha sido de 50 minutos, y la profundidad máxima de 45 metros.

15ª.- Inmersión a las 10’20 horas del día 11/11/2009 en “Sandy Bottom”, en la isla de “Siyul Kebir Island”. La temperatura del agua es de 28’2ºC y en esta ocasión llevamos un Nitox 30%. La inmersión en este punto consiste en dejarse arrastrar por la corriente mientras contemplamos los arrecifes de coral del atolón, sus esponjas, gorgonias, unicelulares y variopintos pececillos de colores que viven en sus alrededores. Vemos un pez rana cuyo camuflaje es casi igual al de una esponja de color beige, con un mimetismo casi perfecto. A los 50 minutos ponemos fin a la inmersión habiendo alcanzado una profundidad máxima de 26 metros.

16ª.- Inmersión a las 14’56 horas del día 11/11/2009 en “Shaab Umm Gamar”. En esta ocasión llevamos un Nitrox 31%. La temperatura del agua es de 28’2ºC. La inmersión La realizamos en los arrecifes de coral de la Isla “Umm Gamar”, es bautizada con este nombre árabe atendida la forma de media luna que conforma la Isla. Saltamos directamente desde el barco y vamos hacia una roca a 31 metros de profundidad, para adentrarnos en una cueva a 27 metros de profundidad. Al salir de la cueva vemos un pez globo y una morena, después nos dirigimos a un montículo de roca agujereado en su mitad donde brota muchísima vida: Anémonas, esponjas, corales, gorgonias y peces de colores. Desde allí nos dirigimos al arrecife donde vemos una gran morena, y una templadera que es obligada a salir de la zona por un grupo de valientes peces fusileros de color azul. Ponemos fin a la inmersión a los 60 minutos, tras una profundidad máxima de 31 metros.

17ª.- Inmersión nocturna a las 18’08 horas del día 11/11/2009 en “Small Giftum Island”. La temperatura del agua es de 28’1º C, y en esta inmersión vamos con Nitrox 28%. Como en todas las inmersiones nocturnas voy de pareja de Carlos Milán, y nos sorprende una elegante y roja bailarina española danzando entre las aguas. Más tarde avistamos un cangrejo, una gamba pequeña, un pulpo bastante grande, una escórpora también de grandes dimensiones, si bien de las nocturnas realizadas hasta la fecha, esta quizás sea la que menos vida hemos podido contemplar. Ponemos fin a la inmersión a los 55 minutos, tras una profundidad máxima de 15’6 metros.

18ª.- Concluimos nuestra exploración de la ruta norte del mar rojo, con una inmersión a las 6’39 horas del día 12/11/2009 en la isal de “Small Giftum” en el punto conocido como “Police Station”. Para este buceo vamos con Nitrox 29% y la temperatura del agua es de 28ºC. La inmersión en la Isla de Small Giftum parte de la estación de policía. Nos sorprende una gran tortuga marina que se muestra como regalo de despedida de este viaje de vida a bordo, sorprende su gran velocidad nadando y su espectacular belleza y armonía. Vemos dos morenas gigantes nadando fuera de sus escondites rocosos, así como auténticos bosques de gorgonias gigantes de color beige, todo ello junto a los arrecifes de coral, esponjas y peces multicolores que se hospedan en estos preciosos jardines submarinos. Concluimos la inmersión a los 65 minutos y tras una profundidad máxima de 35 metros, decimos hasta pronto a esta inolvidable ruta norte del mar rojo, siempre tan agradecido y espectacular.