Pere Fortuño

Pere
Fortuño

Pere Fortuño, finisher en Challenge Salou


Pere Fortuño, finisher en Challenge Salou.

Galería

Entreno Pere Fortuño


Galería

Media Maratón de Sitges


Galería

Correbarris


Galería

Tardes de entreno


Galería

Cursa dels Bombers


Galería

Entrenos con KRONOS


Galería

¡Lo conseguí!


Galería


Hola amigos y amigas, ni que decir tiene lo feliz que me siento. He sido capaz de conseguir acabar el reto deportivo más grande que jamás me había propuesto. Me siento feliz por mí y por toda la gente que me seguís.

Ha sido un fin de semana espectacular en Salou. Llegamos el sábado, día antes de la carrera. Nos instalamos en el hotel y fuimos a buscar los dorsales y dar una vueltita por los stands montados. Comida y descanso por la tarde y sobre las 18 horas dejaba la bicicleta en boxes y las bolsas de las transiciones, en carreras de éste tipo, se deja todo el día antes. Y para acabar el sábado, cena con el equipo para ver la final de la copa del Rey y a dormir.

Llegó el día de la carrera, empezó muy temprano. El despertador sonó a las 4:30 de la mañana, me preparé un poquito y a desayunar. Desayuno ligero pero bien compensado. Luego tocaba visita a boxes para dejar botes de bebida en la bici, geles e hinchar las ruedas. Ya eran las 6:15 y las ganas de empezar ya asomaban como el sol.
Vuelta al hotel y a vestirme ya para la ocasión, buuuuf, ya estaba aquí…

Sobre las 7 h de la mañana ya estaba en la playa, ambientazo, amigos, atletas, familia, nervios… Tocaba toma de contacto con el agua y calentar un poco, ya no había marcha atrás.

7:55 era mi hora

Entré al agua con nervios, pero pronto me sentí bien. Cogí mi ritmo pronto y eso me relajó bastante. Por delante 1.900m de las maravillosas aguas del Mediterráneo. En 31 minutos salía del agua contento por las sensaciones. Con toda la calma del mundo me dirigí a la primera transición, bolsita de bici y a vestirme para la ocasión.
Cogí mi flaquita y a pasear 90 km de nada. Cabeza abajo, piernas ¡¡¡y para delante!!!

Primero rodando un poco por Salou y luego autovía de rectas interminables con desniveles, no muy pronunciados pero tampoco plano. La verdad que disfruté bastante en el tramo de bici, rodando bien, hidratando bien y tostándome al solete. Fueron 3 horas de pedaleo a un buen ritmo.
Dejamos la bici en boxes y ¡a correr que toca!

Después de la palicilla que llevaba, aún me faltaban los 21 km de la media maratón. El sol picaba bastante y el cansancio empezaba a hacer acto de presencia.
Además, por mi peso, lo de correr es lo que peor se me da. Pero bueno, puse hilo a la aguja y marqué un ritmo suave que me permitiera acabar la carrera. La media salió por debajo de 7 minutos el km, la cual cosa me alegró porque pensaba que me iba a costar más. De las 6horas30minutos que tenía calculado tardar, fue casi media hora menos. Aunque eso fue lo de menos. Lo importante fue terminar, atravesar la meta y cumplir mi sueño y demostrar que ese gordito mórbido que había hace 4 años, era capaz de superar las mil y una y terminar una de las pruebas combinadas más duras que existen.

Y con esto y un bizcocho, ¡hasta el próximo reto se ha dicho!

Gracias amigos.

Mi primer medio IRONMAN


Galería

Y llega el día. Este domingo 31 de mayo será un día muy especial para mí, será mi día. Bueno, el mio y el de 999 más que participarán en la misma prueba.
Pero para mí será la primera vez que participe en un medio Ironman, os recuerdo para los que no lo sepáis que las distancias son 1’9km de natación, 90km de bicicleta y 21km corriendo. Creo que ya son unas distancias considerables y que sin una buena preparación, lo más normal sería fracasar.

Como ya sabéis los que me conocéis o seguís, ya llevo unos cuantos triatlones entre sprints y olímpicos, pero esta distancia me da ya mucho respeto. Respeto no es miedo a fracasar, respeto es intentar regular en cada tramo de la prueba y no querer ir o hacer algo por encima de mis posibilidades.

Sé que voy preparado, tanto física como mentalmente. Mentalmente soy fuerte, todo lo que he pasado y todo lo que he superado, me ha ayudado a creer mucho en mí. Y físicamente, mi entrenador Alex Meroño me ha hecho mejorar día tras día y trabajar duro para llegar al domingo con garantías.

He entrenado muy duro y muchas horas para llegar hasta aquí y el domingo, a parte de sufrir, que seguro que sufriré porque no va a ser un camino de rosas, voy a intentar de disfrutar de todo. Del circo que se monta, de todos los deportistas que vamos, familiares, amigos, mis compañeros de equipo, los recorridos, el lugar…

Voy a intentar disfrutar de cada momento y me lo voy a ir guardando todo hasta atravesar la línea de llegada.

En ese momento no sé lo que haré… llorar, bailar, gritar, reir… no sé. Lo que sí sé, es que valdrá por todos esos dias, todos esos entrenos, todas esas horas que pasé luchando contra la normalidad. La normalidad que dice que un tío de 100kg no puede hacer una prueba de esta distancia, de esta exigencia.
Pasarán por mi cabeza los 4 años de superación diaria, de los 184kg a cruzar la meta de un Half Ironman.

Será la mejor manera de agradecer a toda la gente que me ha apoyado durante este tiempo. Mi mujer, mi família, mis buenos amigos, mis compañeros de Absolut, mis compañeros del Nike Run, a todos los que me seguís en Facebook cada día aunque sea un pesado, a gente anónima que muchas veces no conozco y amigos que quiero y que me decís que gracias a mí y a mi voluntad estáis yendo al gym, o a correr o en bici, eso me hace muy feliz.

No soy ni quiero ser un ejemplo para nadie, pero sí soy un amigo que siempre os animará y os ayudará a mejorar en el deporte y a luchar por vuestros sueños.
Me acordaré de mi entrenador, que ha creido siempre en mí y ha sido parte indispensable en toda esta historia. Le estaré eternamente agradecido.

Me acordaré de KRONOS por creer también en mí y darme un empujoncito.

Y al cruzar la meta, también me acordaré de esas personas que me habéis dicho que no lo conseguiría, que paro los cronos en los entrenos, que me hago fotos para lucir palmito. Gracias a todos vosotros también porque vuestra amistad y comentarios ha alimentado mi fuerza para ¡CONSEGUIRLO!
Amigos, amigas, recordad siempre: NUNCA DEJEIS DE LUCHAR POR VUESTROS SUEÑOS. Y NO DEJEIS QUE NADIE OS DIGA QUE NO LOS VAIS A CONSEGUIR.

Un abrazo y espero explicaros prontito la experiencia del domingo.

Deporte es solidaridad


Galería

Hola amigos y amigas,

Una semana más estoy aquí para mostraros un trocito de mi vida y de mi historia.
Como ya habéis podido comprobar, amo el deporte. El deporte sirve para sentirte bien, conseguir objetivos a nivel salud, conocer gente, compartir buenos momentos, pero hay parte de esos momentos buenos que podemos utilizarlos para dar a conocer cosas, para dar a conocer sensaciones, para dar a conocer problemas.

Y éstos son unos de los mejores momentos que vivo en el deporte, cuando disfruto de él y además puedo ayudar a alguien o hacer feliz a alguien.
Éste es el caso que sucede cuando corro para ProyectoPol.com .Hace cuestión de un año, un amigo mio llamado Tony Molinos, me llamó para preguntarme acerca una ilusión, un reto personal que él tenía.

Tony y su mujer Mireia son unos padres encantadores y como hay pocos, tienen dos hijos encantadores, preciosos, un amor de niños. Alba y Pol.
Hasta aquí todo normal, todo normal si no fuera porque Pol tiene una de esas mal denomonadas enfermedades raras. Una maldita enfermedad que ataca a los niños nada más nacer. La enfermedad en sí, se llama Hiperglicinemia No Cetósica, un nombre feo para una enfermedad fea.

Ésta enfermedad produce una lesión cerebral y un retraso en el desarrollo intelectual y físico. Eso provoca que su cuerpo no reparta la glicina, u aminoácido que el cuerpo degrada y hace que intoxique el líquido cefaliraquídeo, la orina y la sangre y como efectos secundarios ataques epilépticos. No tiene cura y varía en cada niño. Al haber tantas alteraciones y la vida de los niños sea tan corta, complica la investigación. Sólo hay 10 casos actualmente con vida.
Pero para ésto nació ProyectoPol.
Es una asociación creada para recaudar fondos para dos proyectos de investigación que existen en la actualidad en Madrid y Denver.

Pol es un luchador enorme… Le dieron dos dias de vida y hoy tiene ya más de 4 añitos.
Cada día de su vida es un regalo para sus papis y para nosotros.
Pues bien, Tony el papi de Pol, tiene una ilusión, un reto.
Me explicó que quería correr un Triatlón con Pol, ¡¡¡y dicho y hecho!!! ¿Como le iba a decir que no? Y al igual que yo, cuatro “mosqueteros” más se implicaron en el proyecto.
Paco Robles, Alex Parreño, Josep Sanmartí y el alma del proyecto Jose Luis Muñoz y un servidor, somos los mosqueteros que nos embarcamos en el proyecto más que nada deportivo y Laura Benedi encargada de la fotografía y difusión.

Al principio todo era pequeño, una simple ilusión, pero hoy por hoy ésto ha crecido de una manera descomunal.

ProyectoPol ya es muy conocido en el circuito de running en Catalunya. A base de entrenamiento para el triatlón, ya hemos realizado varias carreras de 5-10-21km todas ellas con Pol y recibiendo todo el calor del público, corredores y organizadores.
Realmente todo son facilidades cuando corremos con Pol, incluso ProyectoPol fue causa benéfica de la Media Maratón de Granollers y la Maratón de Barcelona cedió un stand gratuito para nosotros y más carreras y organizaciones han colaborado.

Decathlon Mollet se ofreció para esponsorizarnos para el triatlón, regalando la equipación y la bici para el papi. Diari Ara y Onda Cero ya se han hecho eco de Pol.
Con todo ésto esperamos liarla muy gorda en Banyoles en septiembre ¡¡¡¡haciendo el tri con Pol!!!!
Y de verdad os digo família, las mejores carreras que he hecho, en las que más he disfrutado y en las que mejor me he sentido, han sido las que he corrido con Pol.
Correr con el Polete, verlo sonreír, verlo disfrutar, eso es lo más maravilloso del mundo. La felicidad de un niño es un regalo de la vida ¡¡¡y si es del Pol aún más!!!
Es un niño tan dulce, tan precioso, tan guerrero que nos hace pequeños a todos y a la vez muy grandes por poder compartir esos ratitos con él, ¡¡¡cómo se hace querer!!!

Amigos y amigas, no dejéis de visitar la página de proyectopol.com No dejéis de venir a animarnos a alguna carrera. Si queréis correr alguna con nosotros, estáis más que invitados. Ya no somos los mosqueteros los que corremos con Pol, la família runner de Pol ha crecido y nos llegamos a juntar medio centenar en muchas carreras corriendo todos juntos y de verdad que emociona.
Gente, deporte no es sólo competición.
Es solidaridad, compañerismo, buen rollo, amistad…es precioso poder ayudar al prójimo disfrutando del deporte.
Si podéis, no dudéis en hacerlo.
Gracias por vuestra atención.
¡¡¡Un abrazo guapos y guapas!!!

https://www.facebook.com/proyectopol?fref=nf

2014, éste tenía que ser mi año


Hola amigos, espero os haya interesado y enganchado un poco con el relato de mi historia.

Lo dejamos en el 2013 e íbamos a empezar el 2014 con mucha fuerza. Éste tenía que ser mi año. Después de haber conseguido finalizar 8 triatlones en 2013, algunos de ellos olímpicos, éste iba a ser el año elegido para mi primer Half Ironman. Para los no entendidos, un Half Ironman tiene las distancias de 1.900m nadando, 90 km de bicicleta y 21km corriendo. Ya son unas distancias bastante considerables, pero con la ayuda de Alex Meroño, mi entrenador, y todo mi esfuerzo, me veía capacitado para afrontarla.

La cita era en Menorca, en septiembre, por lo que preparamos un planing de entrenos y competiciones para llegar en condiciones. El año anterior, a parte de los tris, también habían caído 2 mediasmaratones, la Trailwalker benéfica de 100km, carreras de 10km y alguna travesía en aguas abiertas, lo que me daba un poco más de seguridad.

Pues bien, el año empezó en el quirófano, cosa que ya teníamos previsto. Me operaron el 7 de enero de cirugía plástica para cortarme las pieles sobrantes de mis michelines y lumbares debido a la pérdida de los más de 80kg de sobrepeso. Pero como digo,ésto ya lo teníamos controlado.

Al mes y medio de la operación empecé otra vez a entrenar suave y 5 días antes de cumplirse dos meses de mi operación, ya estaba en la línea de salida para correr, de la mejor manera que pudiera, la media maratón del Prat. 21km por delante y recién salido de una dura operación que luego os pondré una foto y veréis el pedazo corte que llevaba…

Corrí la media y por supuesto la acabé, aunque debido a mi corta preparación sufrí bastante. Pero el sufrimiento es parte del entreno. Seguimos trabajando y entrenando duro y bien. Estaba cogiendo buena forma y estaba contento, la operación ya estaba superada.

Pero el último sábado de marzo, un dolor tremendo y agudo en la barriga me hizo ir corriendo de urgencias al hospital. Análisis, TAC, pinchazos… ¿diagnóstico? Piedras en la vesícula.
Resulta que los operados de reducción de estómago, tenemos tendencia a producir piedras en la vesícula y la solución es extirparla. Buuuuf eso fue un jarro de agua fría para mí. Iba a suponer un parón en mis entrenos, aunque iba a ser fácil y rápido y al mes y medio podría estar bien otra vez. Inicié protocolo de operación, análisis, anestesista y pruebas. ¡Fecha de operación 8 de abril!

Todo correcto hasta aquí, pero algo iba a cambiar y a tirar por tierra todos mis planes. Por desgracia, una de esas dichosas piedritas de la vesícula, se coló en el conducto que une la vesícula con el páncreas. Eso produjo una irritación del páncreas, con la consecuente pancreatitis aguda. Inflamación del páncreas de 16cm, encharcamiento de pulmones, disfunción renal, inflamación de los intestinos y un dolor imposible de soportar, lo que me hizo ingresar de urgencias antes de poder ser operado. Y esta vez fue para quedarme ingresado. Fui ingresado en la UCI y alimentado por sonda por alimentación parental. La primera notícia que me dió un médico jefe de urgencias fue que estaba grave y que por lo menos iba a estar un mes en la UCl ingresado antes de pasar a planta. Ahí me hundí, le dije que no podía ser. Todos mis Sueños, todo por lo que había entrenado, desaparecían de golpe. Según comentaron a mi família, con menos gravedad de lo que yo tenía, había gente que no lo superaba y fallecía, imaginaos la situación.

Pero yo soy fuerte y no me gusta rendirme, yo tenía que salir de ahí. Mi cuerpo y mi fuerza tenían que ayudarme a salir de ésta. ¡Y así fue! Del mes que iba a estar en la UCl, pasé a planta al cuarto día. Eso fue un chute de ánimo para mí, aunque debido a toda la inflamación producida, iba a ser imposible extirparme la vesícula en este momento. No sabía si llorar.
Aunque lo importante en ese momento, era recuperarme de la peligrosa pancreatitis.

Fueron 21 días ingresado en total. Atendido espectacularmente por las enfermeras y doctores de la Clínica Dexeus. Quiero agradecer al Doctor Aguilar por como gestionó todo el proceso. A mi compañera de equipo Absolut, Ana Otero, también cirujana y a la que no paré de bombardear con preguntas, diagnósticos y consejos durante mi encierro, que ella iba contestándome y animándome sin parar. A mis amigos que vinieron a verme y me animaban un montón, sobre todo de Absolut y Nike Run Club que tuvieron un gesto que me hizo llorar como una madalena. A mi família que estuvo siempre a mi lado y a mi mujercita que la pobre pasó tres semanas dedicada a mí, quitándose horas de sueño para estar a mi lado, llevar la casa y trabajar.
¡Salí del hospital! Estaba libre, aunque sabía que tenía que volver a ingresar para extirparme la vesícula. Teníamos que dejar que acabara de desinflamarse todo lo que había en mi interior para poder extirpar.

A las dos semanas volvía a entrenar, pero sabía que a las dos semanas más entraba a quirófano. Cosa que no pasó. Un dolorcito tres días antes de la operación definitiva, me hizo acercarme a mi cirujano y comentárselo. La respuesta fue clara, “vete a urgencias, te ordeno unas pruebas y si salen ok te opero ya” Dicho y hecho, a las 17h entraba a quirófano para extirparme la dichosa vesícula.

Todo fue perfecto y a los 5 días salía del hospital ya con todo arreglado. Lo único que estábamos a mitad de junio y mi gran reto, el Half de Menorca, era en septiembre. No llegaba en medias condiciones ni en broma. Había perdido el año. Bueno, mi entrenador me animó y me dijo que era el momento para poner en marcha los entrenos para mi nuevo objetivo.
El medio Ironman de Salou 2015. Y así fue. Al medio mes empecé a entrenar y recuperar peso, que había perdido 12kg y me faltaban las fuerzas.

Antes de dos meses de la operación, éste cabezón que soy yo, estaba en la línea de salida del triatón sprint de Tarragona en compañía de mi equipo que no paró de ayudarme en estos duros momentos, al otro mes, septiembre, otro tri sprint en Santa Susanna y en octubre un olímpico Garmin Barcelona y súper contento de haber podido hacer tres triatlones a pesar de todos los contratiempos.

Además de todo lo que pasó, también deciros que me echaron en febrero del 2014 de la empresa en la que llevaba 9 años, el mismo día que volvía de la baja de la primera operación. Año completito.

A pesar de todo y gracias a la mano de mi entrenador, mejoré en Garmin Barcelona, el tri olímpico, más de 16 minutos del 2013 al 2014, se veía el trabajo realizado.

En noviembre repetía en Behobia, la media maratón de Donosti y también mejoraba 15minutos mi mejor marca dejándola en 1hora 42min.

El 26 de diciembre hacía MMP en la Sansi del Masnou 5km dejándolo en 22:15 y el útimo día del año en la cursa dels Nassos 10km hacía MMP en 47:24 Estaba que no cabía en mí de felicidad. Después de todo y con sólo medio año de entreno, había mejorado en todos los aspectos y había mejorado todas mis marcas.

Por eso no me cansaré de deciros que no desfallezcáis en vuestros intentos por mejorar. Luchar por vuestras ilusiones y no dejéis que nada ni nadie os impida conseguirlas.

¡Vuestro éxito está en vosotros mismos!

Hasta la semana que viene, amigos.

Triatlón Sitges mayo 2015


Galería

Pere Fortuño: Mi historia


Hola amigos, me llamo Pere Fortuño y tengo 45 años. Qué bien, pensaréis ¿no?
Nací un jueves soleado del mes de abril a las 12:20 del mediodía. Era un bebito normal, rubito y con 3’5kg de peso.
Nací dentro de una genial familia, una família que se encargó de darme una niñez espectacular y una educación precisa a pesar de crecer sin la figura de mi padre. Mi madre, mi abuela y mi abuelo se encargaron de ello y de que nunca me faltara de nada.
Fui creciendo y haciendo las cosas de cualquier niño normal… Fui a parvulitos y entré ya al cole. Fui inscrito a los Maristas de les Corts, colegio acadÉmicamente duro pero de dónde salí bien preparado.
Yo iba aprobando aunque no me gustaba mucho estudiar, porque donde yo me lo pasaba bien y a lo grande, era en el recreo, en el patio, en esos megapartidos de fútbol, basket… Se jugaban cuatro y cinco partidos a la vez de todos los que éramos, pero aun así era divertidísimo. Me partía el alma detrás de cada pelota aunque por suerte, allí pude empezar a descubrir nuevos deportes y digo por suerte, porque me encantaba, teníamos la asignatura obligatoria de natación. Empecé a despuntar de pequeño hasta que el entrenador me hizo formar parte del equipo de natación del cole. Llegando a ganar varios títulos escolares, y me da cosa decirlo, pero nadaba más rapido con 15 años que ahora.
Y en el cole también descubrí el atletismo, llegando a correr 2 Jean Bouin categoría escolar.
Hasta aquí diréis muy bien campeón, como cualquier niño de tu edad, ¿no?
Pues no, amigos, a toda esta historia, teníamos que agregarle un pequeño handicap, era un niño gordito. Bueno, más que gordito… ¡era un niño muy gordo!
Aunque eso nunca me hizo rendirme delante del deporte o delante de cualquier otro reto.
Toda mi vida ha sido una lucha encarnizada con mi cuerpo, toda mi vida con dietas y regímenes inútiles, médicos, dietistas. Tenía épocas mejores y épocas peores. Baja 20kg, recuperas 25kg…y así siempre.
Con el tiempo, dejé la natación y waterpolo al que también acabé jugando, hasta que con 17 años un entrenador de rugby del F.C.Barcelona, me vió y me ofreció ir a hacer una prueba para jugar con ellos. Eso estaba genial porque en ese deporte, ¡un gordito encajaba bien! Y así fue, pasé la prueba y acabé jugando cuatro años allí.
Pero por casualidades de la vida, un desconocido, me vió en el metro y me convenció para probar un deporte nuevo para nosotros y en el que también los gorditos éramos piezas fundamentales. Y así fue como me inicié en el fútbol americano. Y bueno, 21 años me tiré jugando a ese bendito deporte, haciéndolo era feliz y pasé muy buenos ratos. Conocí a gente espectacular entre ellos a mi mujer.
Y como jugador, no me puedo quejar. 8 veces campeón de España, 9 copas de España, 12 copas de Catalunya, 1 subcampeonato de Europa y selecionado por Catalunya y España.
Pero aunque todo esto que parece un cuento muy feliz y espectacular, no lo es del todo cuando con el tiempo, un chico que ama el deporte empieza a ver que no es capaz de rendir el mínimo. Que a pesar de ir cada día al gym y entrenar tres veces por semana con el equipo, su peso se empieza a disparar por culpa de su metabolismo, llegando a subir 15kg en un mes.
Aquí ya llegamos al extremo de que mi salud era cada vez peor y peligraba mi vida. Me ahogaba al correr, las rodillas no aguantaban mi peso, iba todo el día cansado y ya no tenía ni ganas ni ánimo para salir de casa. Cuando dormía tenía 70 apneas por hora, los médicos se hacían cruces de cómo no me había dado un ictus cerebral o un infarto.
Había que poner solución a esto porque la situación, mi situación, era crítica. Con el apoyo de mi família y mi mujer, me embarqué en lo que iba a cambiar mi vida. Entré en protocolo para intervenirme de reducción de estómago. Una operación, en mi caso, muy peligrosa y muy delicada por mi elevado peso, llegué a pesar la tarde antes de operarme la friolera de 184 kg.
Gracias al cielo, ingresé en Vall d’Hebrón para operarme estando hecho un animal, pero un animal rozando el límite de su cuerpo y su corazón. Afortunadamente todo salió bien, aunque el cirujano, al salir de quirófano, le comentó a mi mujer que con ésta operación, sólo perdería unos 40kg y en el período de un año, bueno, pensé, en un año estaré por debajo de 150kg.
La recuperación fue espectacular y al mes y medio estaba ya en el gym y en 5 meses después de operado estaba entrenando de nuevo a fútbol americano.
¿Resultado? Pues que en esos 5 meses ya había perdido los 40kg esos que “sólo” iba a perder.
Con la operación y la reducción de estómago, habían ayudado a ese niño gordito a comer lo necesario, simplemente lo justo y bien, y si a eso le añadimos que era un apasionado del deporte, ¡se había desencadenado la tormenta perfecta!
Seguí con el gym y con el football, pero también empecé a salir a correr. Primero 1km, al día siguiente otro, y así llegaron los 2km, 3km… hasta engancharme al running.
Empecé a amar al running, una cosa que siempre había odiado porque me ahogaba al minuto de empezar.
Además conocí a un grupo de running, ¡ya no iba a correr solo! Iba a correr con más gente y a aprender de ellos y con la tontería cayó la primera carrera de 5000, y otra, y otra… La primera de 10000 y claro, los -40kg, fueron -50, -60, -70 y -80…
¡Ostras! Haciendo lo que me gustaba y disfrutando estaba en 100kg y estaba ¡loco de contento!
Ni nada ni nadie me podía parar.
Estaba contento, feliz, salía en bici de montaña, salía a correr, jugaba al football. Me puse a pensar ¡y malo! En ese momento me dije, ahora corres, vas en bici, te gusta nadar… ¿por qué no nos atrevemos con un triatlón?
Sería la culminación de todo este cambio, sería demostrarme a mí mismo que todo había valido la pena, ¡serviría para demostrar a mucha gente que sí se puede!
Se puede pasar de sentirte, y siento las palabras pero es la triste realidad, puedes pasar de sentirte  un bicho al que todos miraban, señalaban, se reían, se burlaban, a ser un chico capaz de hacer un deporte impensable un año antes.
Y así lo hice, entrené, entrené y entrené. Yo solo me hacía los entrenos, me superaba cada día a mí mismo. Entrenaba triatlón cuando no tenía entreno de fútbol americano. Seguía con la BTT y nadando cuando podía, ¿pero sabéis una cosa? A motivación y a ganas, ¡nunca me iba a ganar nadie!
Y eso que yo venía del football, de ganarlo todo, y me estaba metiendo en un deporte que no era nadie. Pero eso me daba igual, porque yo sabía como estaba hacía un año y atravesar la meta iba a ser la mayor recompensa para mí.
Y en eso que me apunté al Garmin del 2012 en categoría Sprint.
Me dejaron una bici de aluminio una semana antes de hacerla y me compré lo mas necesario.
Llegó el día, ¡que nervios! ¿Realmente estaba preparado? Sólo había nadado en piscina, rodado una semana con la bici y corriendo, iba justito. Pero como os dije antes, ¡ILUSION Y GANAS!
Era la primera e iba perdido del todo, preguntando todo para no meter la pata, y amigos ¡LO HICE!
Cuando pasé la meta,me puse a llorar como un niño. Sólo yo sabía lo que me había costado, lo que había sufrido y lo que representaba para mí. Atravesar ese día la meta, me cambió la vida. Fué la recompensa a toda mi lucha anterior y había ganado.
¿Pero sabéis cual fué la mayor recompensa? Conocí un deporte nuevo para mí, en toda su esencia. Sabía que nunca iba a ganar un triatlón, pero que más me daba si había disfrutado como un enano entrenando y haciéndolo.
¿Resultado? ¡Enganchado al triatlón! Tanto que en el 2013 acabé haciendo 4 triatlones Sprint y 4 triatlones Olímpicos y disfrutando en cada uno de ellos.
Y por el este amor por éste deporte, acabé entrando a formar parte de un equipo de tiatlón: ABSOLUT ESPORT TRIATLON y me puse bajo las órdenes de su entrenador, Alex Meroño, que desde el primer momento se volcó en ayudarme y hacerme mejorar día a día, y le estoy eternamente agradecido porque la evolución que he dado ha sido brutal.
Mi historia sigue en el 2014, pero os la contaré el próximo viernes en el próximo post.
Gracias amigos por leer mi historia y por seguir mis evoluciones.

IT’S YOUR TIME!!!!

  1. IT'S YOUR TIME: Anuska Peguero y Rogent Lloret · KRONOS: […] amigo Pere Fortuño, que ya conoceréis por su historia “It´s your time” nos ha hecho 7 preguntas y con…

Pere Fortuño y su KRONOS RUN SPORT


Galería

KRONOS RUN SPORT (Black)

Movimiento: Cuarzo
Cristal: Mineral endurecido
Caja y esfera: Caja de acero inoxidable y teflón de 45mm
Corona a presión
Fondo roscado
Sumergible a 10 ATM

Brazalete: Correa de caucho
Hebilla ardillón de acero

P.V.P: 249,00 Euros

Travesía Islas Medas 2014


Galería

 

Publicidad DIR


Galería

Proyecto Pol


Galería

Flashmoob Franklin & Marshall


Galería

Entreno Trailwalker 2013


Galería

Running Carrer 9


Galería

Fútbol Americano – Team Pioners


Galería

Fútbol Americano


Galería

Fútbol Americano – Team Pioners – Temporada 2012


Galería